Con 25 años de vida, los emoticones no sólo están presentes en el correo electrónico, también grafican el estado de ánimo en servicios de mensajería instantánea y vía SMS. Y ahora salen a la calle con Mask of Emotion, una máscara que convierte los gestos de la cara en expresiones digitales.

Esta máscara es un proyecto del departamento de diseño de comunicación digital de la universidad coreana de Honkig. Su tarea es registrar las expresiones faciales de la persona que la tiene puesta y traducirlas como un emoticón con la ayuda de píxeles de LEDs. Así, la tecnología hace el mash up entre la vida cotidiana y la vida digital.

No more articles