Mauricio Esguerra, un colombiano radicado en Alemania intenta desarrollar un proyecto para alcanzar la ansiada sostenibilidad; aunque el plástico es un material perjudicial para el medio ambiente, sería la materia prima de un proyecto innovador que lo utilizaría para la construcción de las que podrían ser las carreteras del futuro. El material de residuos de las fábricas, serviría para hacer un nuevo material que se distingue por su capacidad de crear campos magnéticos y recargar vehículos eléctricos tanto estáticos como en movimiento.“La recarga en el futuro va a ser magnética, con la recarga sobre la marcha ya no se necesitan baterías enormes para la autonomía de los coches. Con el hormigón magnetizable la energía fluye en una bobina y carga inductivamente los vehículos eléctricos.”

En el mundo se producen 300.000 toneladas al año de cerámica plástica y su tasa de desperdicio es del 12%, es decir que 25.000 toneladas son residuos.

La compañía desarrollará las primeras pruebas de prototipo de recarga dinámica en la ciudad de Salo, que se caracterizada por la concentración de ingenieros y científicos. También existe otro proyecto en Changzhou (China) e iniciativas en los campus alemanes de Greentec en Eng-Sande y Euref en Berlín.

Fuente: Semana

No more articles