55040314 - portrait young annoyed, unhappy, stressed woman covering her ears, looking up, to say, stop making loud noise, giving me headache isolated grey background with copy space. negative emotion reaction

¿Cómo hago para concentrarse a pesar del ruido?

Vivimos sumidos en el ruido. Todos nos hemos encontrado en la situación de tener que trabajar, leer o estudiar en un entorno en el que existe un excesivo ruido que nos distrae y dificulta la concentración. En la mayoría de los casos, el esfuerzo por conseguirlo es inútil y puede llegar a desesperarnos. Los psicólogos afirman que existe una clara relación entre el ruido de fondo y el estrés. Para combatirlo, algunos expertos recomiendan usar tapones para los oídos, organizar el trabajo de manera que no coincida con las horas en las que se produce el ruido de forma más intensa, aislar el espacio que usamos o tomarnos un descanso. Por ejemplo, los estudiantes acuden a las bibliotecas, espacios donde apenas existen estímulos externos capaces de captar su atención.

¿Cómo hago para concentrarse a pesar del ruido?

En mayor o menor medida, casi todos lidiamos con la contaminación acústica. Ante la imposibilidad de deshacernos de ella, podemos enseñar a nuestro cerebro a trabajar bajo su incómoda presencia.

Muchos trabajadores no tienen la posibilidad de cambiar de escenario, por lo que están condenados a realizar su cometido con ruido. A pesar de ello, estos profesionales logran abordar su tarea con éxito. No es simple azar, sino fruto de la costumbre. Nuestro cerebro es un músculo y a fuerza de ejercitarlo logra evadirse de todo aquello que le resulta incómodo y concentrarse en lo que verdaderamente le importa. Esta capacidad requiere tiempo y práctica, aunque es cierto que hay factores biológicos determinantes. No obstante, hay quienes tienen relativa facilidad para concentrarse en ambientes hostiles; en otras palabras, el cerebro solo necesita ejercitarse ya que gracias a su plasticidad, puede cambiar su estructura y su funcionamiento, lo que le capacita para reaccionar a la situación del entorno.

Cuanto más nos interesa lo que hacemos, más atención prestamos.

Quienes busquen una solución rápida pueden probar a escuchar música. Sin embargo, a mucha gente este recurso le resulta insuficiente, bien porque obstaculiza igualmente su concentración o porque las melodías les producen sentimientos que les dificultan mantener la atención. Otra posibilidad es echar mano de lo que en castellano conocemos como ruidos blancos, es decir, los sonidos planos y constantes que se confunden con el ruido ambiente. Los escuchamos a diario y por eso ni siquiera reparamos en ellos: la lluvia, las olas del mar o el centrifugado de la lavadora. La Universidad de Chicago realizó un estudio que comprobó que un nivel elevado de sonido ambiente perjudica la creatividad. Sin embargo, un nivel moderado, alrededor de los 70 decibelios, favorece la concentración en comparación con un nivel bajo. El motivo: que un nivel moderado de sonido ambiente aumenta la dificultad de procesamiento y esto induce a un nivel de interpretación más alto, lo que conlleva una mayor creatividad.

¿Cómo hago para concentrarse a pesar del ruido?

Recuerda, la contaminación acústica supone la segunda causa de enfermedad por motivo medioambiental, solo por detrás de la atmosférica. Entre las afecciones que provoca no están solo los problemas auditivos, también destacan el estrés y la ansiedad. Si el ruido no nos permite dormir, se alteran los ritmos biológicos del sueño, lo que deriva en insomnio, cansancio, irritabilidad, reducción del rendimiento y de la capacidad de atención. La Unión Europea fija como límite los 55 decibelios durante el día y los 50 de noche, ligeramente por debajo de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Por lo general legislaciones estatales solo aplican normativas a determinados emisores acústicos, como los comercios, la industria, las carreteras, ferrocarriles, puertos y aero­puertos, pero si el alboroto está causado, por ejemplo, por vecinos, mascotas o actividades de ocio, se debe acudir a autoridades locales.

Fuente: elpais.com