photo 1Es una obligación para mí compartirles la reciente experiencia que tuve en la selva amazónica ( Colombiana ) aunque toda selva no pertenece a ningún área o territorio como legislatoriamente se DEBERía pensar. Hay una cerca o alambrado que divide la zona entre los indígenas y los colonos. El territorio Amazónico indígena en Colombia está habitado sobretodo por Ticunas y Huitotos, y vienen regados desde el Caquetá, parte del Putumayo y el Amazonas alargándose con más comunidades como los coconucos, andokes, muinanes, salibas, yakunas, cubeos, curripacos, tucanos entre otros. Los colonos básicamente somos:  nosotros? o sea, las tierras de nadie ( gobierno ) que compran privados ? ( ricos ) para revenderlas o talar ? y matar sus verdaderos y únicos habitantes de la selva. Mientras que los indios no tienen papeles de escritura ni nada de eso, ellos se separan los unos a los otros como si fueran animales. Por ejemplo mientras los Ticunas son más de 30000 y llegan hasta el Perú, los Huitoto (  uitoto, huitoto, witoto o güitoto ) son mucho menor en número ésto puede causar peleas y achicamientos de tierras entre las partes. Y prácticamente cómo dividen ellos y manejan ésto las comunidades indígenas? a machete.

Desde cualquier parte de Colombia llegar a la selva más grande del mundo vale entre 200 y 300.000 pesos ida y devuelta en una ruta que tenia la aerolínea AIRES ahora absorbida por COPA ( Panamá ) , 1 hora y 45 minutos bajando por nuestro país para llegar al basto e increible ¨arboléano¨. Mucho más esplendoroso que ver un mar azul es ver un mar verde. La sensación de estar volando encima de ésta locura es simplemente increíble. Una vez llegado Leticia un pequeño y mágico pueblo bien Under, se coge un Taxi ó lo mejor un MotoTaxi por 2000 pesos para llegar a cualquier parte de la ciudad. Desde el aeropuerto no salen Mototaxis así que es posible caminar 4 cuadras para llegar a una esquina dónde ya pasan los Mototaxis. Allí hay 2 vías una principal con Cicloruta y todo que va hasta el kilómetro 22 dónde se acaba la pavimentada y en la vía hay un sin número de veredas indígenas, comunidades, tiendas, balnearios y reservas naturales, y hacia el otro lado el pueblo: Leticia fronterizo con Tabatinga ( Brazil ) y puerto fluvial hacia Perú, Puerto Nariño, Manaus entre otros.

Omshanty es un hostal entre la selva en el kilómetro 11, manejado por un Madrileño llamado Kike, desde hace más de 8 años, quién estuvo trabajando en Bogotá por algunos años y por cosas del destino quedó desempleado y vino a buscar suertes a el Amazonas y encontró regocijo. Básicamente son 3 cabañas con varias camas las cuales todos los días cambian de dueño con personas de todas partes del mundo. Malabaristas Argentinos, mochileros Gringos, Lituanos, Australianos, Franceses y un Biólogo Colombiano fueron algunos de los habitantes del ameno hostal a 15.000 el día.

private-cabin

Una vez acomodado ansiosamente comienza la búsqueda de parches y actividades entre más raras y exóticas mejor. Y la mejor introducción era pasar la noche en la cabaña y casa de un descendiente Huitoto llamado Walter o William… no me acuerdo de su nombre gringo pero si de su real nombre Indígena: Guiri. conocido como Panero. Una de las personas más dulces que he conocido en la Vida, pero lo dulce no le quita lo selvático, con un prontuario elevado de visitas al calabozo local por variada riña, parada en la raya y borracheras, fué mi guía ejemplar en el viaje. Empezó contándome que su esposa lo habia dejado con 5 hijos ( no creo que por buen comportamiento ) , pero se le notaba la ausencia y amor a la cachaza: un ron blanco brazilero, con una mezcla de plantas Colombianas y miel creando una mezcla dulce bien hepática perfecta para cualquier hora del dia ;)

1235379_10151596511586615_72840794_n

Así pués a 3 horas caminando y conociendo a una selva menos profunda. El primer acercamiento con el monte Amazónico es agitado, ella es la reina y empieza enredándote. Los ojos se desacostumbran a las líneas monótonas de los edificios, las calles, rostros y los carros, los oídos dejan de intentar comprender las voces, bullicios y estallidos urbanos y el cuerpo siente el calor de la costa Amazónica ( estamos a 8mts sobre el nivel del mar ) , se recorren caminos bien transitados pues faltan árboles a los lados, hay plantas machetiadas, huellas de botas pantaneras, cortezas robadas y un odor humano en todas partes. Rodeados a lo lejos, de familias y malokas vecinas,  amigos y enemigos, llegué a la casa de palo de Panero, un poco dejada por su naturaleza ahora sin gloria por la cual había pasado en sus años mozos, o al menos eso parecía. Me presentó en  su ¨patio trasero¨ un Río afluente llamado Tacana. Dónde se baña desde que era niño con sus padres, también lo hacían los caimanes y jaguares pero ya no más, porque los mataron a todos.

1238901_10151596511081615_81018702_n

Cortamos unos plátanos verdes, hacemos patacones, vamos a pescar algunos sabalitos y listo el ¨pescado¨. Montamos las hamacas con mosquiteros e intento dormir. Creía que la terapia de la noche selvática me ayudaría a calmar y aislar a los demonios, a las sombras y a los pensamientos recurrentes, pero pareciera enseñada a hacer todo lo contrario, a revivirlos, a sentirlos, a presenciarlos. Fué algo tremenda mente asustador y retador, pero de eso se trataba de hablar con ella y consentirlo todo. Al otro día me despedí del Tacana, y robamos de nuevo algo de su alimento y echamos marcha de nuevo hacia la carretera y la panadería del kilómetro 11 via a Omshanty, el hostal, ésta vez por la vía rápida tardamos solo 1 hora. Es increíble al cambiar de ruta o camino la gran diferencia de microsistemas que tiene el Amazonas… los colores cambian, los troncos varían, a veces se juntan a veces se separan, las texturas y formas son infinitas.

1238245_10151596511266615_1079462487_n

Se va acostumbrando uno al calor, es como estar en el Mar. Las brisas llegan entre los árboles sonando como las olas, y ni hablemos de cuando se anuncian las continuas tormentas eléctricas que pasan primero con luces y relámpagos, seguidas de vientos y acaban mojándolo todo. Es pura Magia.

Una vez en el hostal cansado por la noche informativa que me habían regalado las chicharras, grillos, pajaros, monos y quien sabe que más animales entre los miles que observan a los seres monstruosos que caminan de noche con linternas, había quedado con Panero de coger para el Varillal… una reserva científica abandonada de la Universidad Nacional ésta vez no a 4 kilómetros sino a 20. Estaba cansado y parecía que quería quedarme hasta el siguiente día, pero Guiri me dijo que entonces? y ni corto, ni perezoso me puse las botas, y la ropa pa 2 dias y arrancamos.

El Mambe es polvo de hoja de coca. Panero era adicto a eso, el mismo la preparaba y la vende a veces para hacerse unos pesos de más, aunque no repetí mucho porque eso putea los dientes. Pero si que hacía, un poco de polvo entre las encías y los dientes a la izquierda y a la derecha, respire por la nariz y deje que los vasos capilares de la boca absorban molécula a molécula mientras se encalambra toda la cabeza y empieza a bajar por el sistema sanguíneo. El silencio es obligatorio porque al hablar se soplaría lo que aún está seco. Así que dentro del pequeño trance mutuo, siguiendo sus pasos a travéz de la selva, el sentimiento robótico al caminar y observar cada detalle del espacio como una textura es algo intenso y eléctrico. El efecto dura unas 2 horas. Después baja y se puede conversar de nuevo.

DSC_3686-Custom-521x246

Salimos tarde a las 3pm, Panero ya confiaba en mi estado físico,  ya que eran más de 7 horas a buen paso. Las primeras horas son normales, aunque es selva, esta muy colonizado, hay basuritas por todos lados, y es más monte y la mayoría plantas ya vistas o reconocidas, las siguientes 2 horas, se acaban los límites de los caminos interconectados entre las veredas y comunidades y pasamos a una atmósfera diferente: ¨hasta aquí es¨ yo no entendía ¨que era¨ pero a la vez sí.

1236312_10151596511961615_938982839_n

Estábamos pasando por toda la frontera entre Brazil y Colombia. Cada 3 o 4 kilómetros había un claro talado en la mitad como un parche cocido de connotación codiciosa y territorial entre los países. La selva había crecido! no eran árboles de 3 pisos sino de 5. Había un sentimiento presente de desasosiego, soledad, perdición y a la vez de absolución, conección y libertad. Que podía pasar ? que me picara una culebra o una araña venenosa? que nos encontráramos con el tigre de la zona ? el cual a veces debaja sus huellas pero sobretodo rasguños en la tierra como lo hace Dimitri el gato de la casa en el tapete. O su fuerte y amoníaco orín que a veces se percibía… que más podía pasar? cayó la noche e ibamos solo en la mitad del camino. Las plantas te manosean, los helechos te rozan y las palmas te aruñan, los troncos atravesados te ponen a pensar y el camino te hace avanzar. La oscuridad abre la otra dimensión, era como estar ciego. Escuchando todo, Imaginándoselo todo.

1234464_10151596512186615_603592331_n

Llegamos al campamento abandonado. Y luego de comer y hacer nada, nos dormimos, ésta vez los sonidos eran mucho mas estridentes y densos, todo era una masa de energía gigante, cada noche era un sueño más bizarro y complementaba a el del día anterior, el mundo de las ideas se juntaba con el mundo físico en ésta selva, la sensación de unidad parecía drogarme, era el contacto intrínseco con la naturaleza, cuando pasaban los aviones cada 2 horas era como si hubiera una alarma preavisada del destino que iba a tener ese reino, ese espíritu, los animales decian que no, los insectos entraban en un alboroto, las plantas rechazaban esas energías que venian desde los cielos en forma de avión, de carne de humano, el progreso avisaba su paso y condenaba a la tierra.

Todo ese día no fué más distinto que un viaje de yahe o una fiesta GMID, 12 horas de baile en la pista de baile, en la mecedora hamaca y para sorpresa mía, esta vez la alberca estaba situada en un bonito rio cristalino llamado el Sufragio.. casualidad? que risa. En fin, arena blanca en la mitad de la selva. Y como si fuera mi segundo bautizo habia que bañarse biringo como decía el Indio, tal cual sin disfraces, fue algo ketamínico, una anestesia que pasaba con la tierna, suave pero siempre constante corriente del rio, recordando e insistiendo: Agua pasó por aquí…

1271137_10151592668056615_286378150_o

photo 2

El día y la noche transcurrieron más rápido de lo normal, tarde  fuimos a pescar, y alumbrando con las linternas en la selva ( te la pones en la frente ), es que se encuentran los animales, ranitas, micos, se les iluminan los ojos, tuve el honor a más de 50 metros iluminarle los ojos a lo que dijimos era un caiman gigante, porque sus ojos eran muy grandes. A las 11am ya estabamos empacando para ir de vuelta a la civilización. Así fué la despedida. Último baño y adiós, mambe para que el guía se robotizara y eche paso corrido. La tormenta que nos acompañó fue un baño de gracia. Parecían las olas del Parque Tayrona apabullantes e inmensas, agua que caía, limpiaba y despedía. Sin preguntar si faltaba mucho, no hacia falta saber cuando ¨habiamos llegado¨.
La respuesta ya habia sido aprendida… la sensación era un poco melancólica y triste. Tener el mensaje ancestral directamente desde el pulmón del mundo, era un poco de más. Pero totalmente necesario, el saber que algún día no va a existir. Esa noche dormí de nuevo en el hostal y al día siguiente navegue desde el puerto de Leticia por 30000 pesos hasta Puerto Nariño un pueblo costero  2 horas arriba en lancha rápida ( 150 km/h ) sobre el Rio Amazonas

Le dicen el pesebre del mundo, 3 largas calles recorren la ciudad de principio a fin cruzandose con cada cuadra llena de pintorezcas casitas y una atalaya en la mitad del pueblo. Se siente de verdad una paz social que pocas veces he sentido en Colombia sino en ciudades completamente organizadas y balanceadas como Hong Kong o Singapur. Allí también habia tranquilidad, había equilibrio entre el gobierno y su pueblo, el alcalde hablaba por un megáfono yonosé que cosas anunciando noticias a la comunidad, cada esquina habia un techito con canecas para reciclaje, y un tablón con noticias sobre tecnología, emprendimiento, biología y notas políticas de actualidad sacadas de diarios y revistas del país.

photo 5

Había hostales y alojamientos por todo lado, como me gusta explorar llegúe hasta el final del camino pasando por el cementerio a una escuela, y más atrasito quedaba la casa del fraile y unas cabañas con vista al río por 20.000 pesos la noche. Ahí dejé las cosas y me fui a caminar, conocí al final de la tarde a un joven Ticuna quién me presentó a su tío aspirante a chamán, con quién tuvimos una larga reunión y compartimos ideas y conocimientos, no había necesidad de intoxicarse para saber que lo que estaba pasando era un acuerdo energético, una limpieza mental y el traspaso de concejos espirituales, fue muy bacano conocer a Ezequiel. Quién conoce a una comunidad chamánica a 1 hora por el río, y quien ha conectado a una fundación para cuidar y reproducir las Tortugas de la zona, además de dar clases en la escuela y aspirar a ser el mejor en los viajes y limpiezas con yahé.

1229864_10151596511926615_207204522_n

Al otro día nos citamos a las 7:00am para conocer las plantas sagradas, caímos a la casa de un pastuso profesor bien loco, quien cultivaba las plantas en su casa, estaba el bejuco que es la bebida intoxicante del yahe que contiene Harmina, Harmalina, Banisterina, Saponinas y la Chacrona, planta muy parecida al café que es la que contiene el alucinógeno más potente de la naturaleza: la dimetiltriptamina.

A las 11 de la mañana cogí el expreso fluvial de vuelta a Leticia, allí por pura coincidencia ( si es que existen ) me reencontré con una amiga que vivía en Medellín que no veía hacía años , como me iba a las 6pm para Medellín, me volé un rato para compartir con ella y algunos amigos que me presentó, entre ellos un director de Cine galardonado con el premio India Catalina. De esos encuentros fortuitos que pasan, lo charro es que había soñado hacia pocos días conmigo y en el sueño le regalaba una camiseta de MedellinStyle y justamente allí tenía mi favorita que es una que tiene el Freedom por detrás y Speedy J por delante una muestra de las planchas y pués cambió de dueño ;) Me despedí, volví a Omshanty por mis cosas y me fuí para el Aeropuerto.

1003390_10151596511396615_1608705500_n

 

Me faltaba solo una cosa por hacer y era saludar y visitar a la chamana con la que había probado el Yahé algunos años atras allá en Leticia, lamada Angélica de 98 años, averigué donde era que vivía, la salude y le hice varios regalos. Casi no se acordaba pero a la vez había un sentimiento de intimidad dentro de todo. Corrí al counter de Copa y como siempre me pasa, hubo una extraña fuerza que  no me dejó volar ese dia, y me querían mandar para Bogotá a un hotel con comida paga, porque perdía mi conexión a Medellín, pues modifiqué las cosas de tal forma que el Amazonas pudiera tenerme un día más en sus entrañas.

Cuando me devolví obviamente fué motivo de sorpresa y barrimos todas las Aguila que quedaban en la tienda entre Panero, un rolo fastidioso y yo.

1187009_10151596512421615_655386578_n

Al otro día fuí a un serpentario, aunque decian que eran serpientes recuperadas no entiendo porque estaban todas en cautiverio… ironías. Y más tarde caminé con algunos otros mochileros a un Río cercano dónde nos bañamos y luego fuimos a ver las Malokas de la zona… hacer una maloka es un proceso que puede tartar años y además es todo un arte. No todos saben construir malokas y hay de todos los estilos, tamaños y formas, cada una con sus significados  casi siempre haciendo alusiones y conjuros a las formas de los animales para que cuiden el lugar. Conocimos una rectangular y otra redonda espectacular recién hecha. Allí también su dueño nos presentó algunas de sus costumbres y tradiciones cómo la de disfrazarse en época de Febrero cuando las cosechas comienzan y nos bañamos en su rio.

Una vez cogida la carretera de salida a la pavimentada, como el tiempo era poco, me monté en una moto taxi, cogí mis cosas y me fuí directo al aeropuerto. De vuelta a casa. De vuelta a la selva de cemento dónde que me puede pasar? que me insulten, me critiquen, me roben, me atraquen, me choque, me caiga, me corte al igual que en la selva negra.

1209075_10151596512311615_1206335346_n

PLAYLIST:

SHIGUETO, DRVG CVLTVRE, MODERAT (II), JON HOPKINGS, BOARDS OF CANADA (Tomorrow´s Harvest), MASSIVE ATTACK (Mezzanine) , BRIAN ENO (Small Craft on a Milk Sea),  BURIAL, BONOBO ( The North Borders ), FLYING LOTUS, MARKUS GUENTNER.

 

Una cerveza: 2.000 pesos, US$1,17, £0,70

Un refresco: 1.600 pesos, US$0,94, £0,56

Un almuerzo: 5.000 pesos, US$2,78, £1,75

 

No more articles