Cuarentechna: Entérate de todo sobre el Covid-19 aquí
Henry Sanabria Cely

Abuso policial de Henry Sanabria Cely contra la DJ Fiona Beeson

Fiona Beeson salió a ejercitarse en su bicicleta el pasado sábado 18 de junio a las 6 de la mañana, en el horario permitido por la alcaldía para dicha actividad en esta época de cuarentena preventiva. En Castillogrande, antes de llegar a la cancha de sóftbol ‘El Campito’, a la emprendedora turística casi la atropella un taxi. Cuenta que no es primera vez que le sucede, pues buses, busetas, taxis y particulares transitan con exceso de velocidad por esta zona residencial.

Fiona, se baja asustada de la bicicleta e inquiere a un agente de policía que estaba en el sector, “Ey, qué pasa con el Datt”, a lo que le contesta el agente: “Eso le compete a la Alcaldía”. Indignada con la respuesta, le replica de manera coloquial, “Marica, pero ¡pónganse la camiseta!”. De la nada, dice la mujer, salió el comandante de la policía Metropolitana de Cartagena, general Henry Sanabria Cely, quien al parecer escuchó la conversación e inmediatamente llegó al lugar “alterado” y sin mediar palabras ordenó que la detuvieran, esposaran y llevaran a la estación de policía más cercana. Según Beeson “Parece que el general tomó la expresión ‘marica’ como una afrenta, la la utilicé como una muletilla que usamos en todas las regiones del país y jamás como una ofensa, pues estoy legalmente casada con una mujer hace cuatro años”. Reconoce que estaba alterada, pues hacía pocos minutos casi la atropella un carro, pero jamás reaccionó de forma agresiva y tampoco usó expresiones soeces contra los uniformados.

La esposaron y cinco policías las escoltaron a pie hasta la estación que está en El Laguito, frente al Hotel Caribe. “Uno de ellos llevaba mi bicicleta”. Ahí estuvo un par de horas. Pudo comunicarse con su mamá y esposa para comentarles lo sucedido y que le llevaran sus medicamentos para la epilepsia. De ahí la condujeron hasta las instalaciones de la Fiscalía. Le tomaron fotos y las huellas digitales. Allí estuvo un rato largo. ¿Los cargos? Dice que le hablaron de ‘violencia contra servidor público’ y ‘violación de medidas sanitarias’. Al respecto, explica que nunca agredió a nadie y salió en ropa de deporte durante el horario establecido para la actividad física en las mañanas. De ahí se la llevaron para la estación de policía del barrio Los Caracoles y la metieron en una celda pequeña junto a otras 15 detenidas “todas sin tapabocas, durmiendo en el piso y sin las respectivas medidas sanitarias. El baño era una porquería.”, relata.

La también dj pasó la noche en la estación “Sin ningún tipo de medidas de bioseguridad”. Al día siguiente la llevaron nuevamente a la Fiscalía donde le tocó esperar varias horas, más de seis. “Me tuvieron retenida más de 32”. Dice que esperó la audiencia de imputación de cargos y nunca se dio. “Al final no pasó nada, me dieron la salida, la firmé y listo”. Fiona acota que lo sucedido fue una especie de “castigo” por parte del general. Y no lo acepta, pues lo considera un flagrante abuso de autoridad. “Lo que sucedió no estuvo correcto, se les fue la mano, me sentí vulnerada”. Manifiesta indignada que en vez de sentirse protegida por la institución, se siente amenazada, “Yo no soy una criminal”. Teme por su salud, pues al pasar la noche en una celda junto a más personas sin distancia ni protección, es un verdadero riesgo por ser este un lugar con alto riesgo de contagio. Espera no dar positivo, pues tiene enfermedades de base.

Sus amigos y excompañeras de colegio se han solidarizado con su caso en redes sociales. Han hecho eco de lo sucedido. “Si Fiona se llega a contagiar será culpa del abuso policial”, alega la internacionalista, Angélica Villaba.

El dirigente, Haroldo ‘Goyo’ Payares, comentó en Facebook que “Los cartageneros estamos mamados de tener que soportar que funcionarios de la otrora gloriosa Policía Nacional, sin la debida y legitima idoneidad, vengan a nuestro territorio a menoscabar a nuestras damas, por el solo hecho de lanzarle una expresión costumbrista como: oye marica ponte la camiseta”.

UIazOKF

Este martes el senador de la República y expresidente del Congreso, Roy Barreras trinó fuerte sobre el caso de Beeson, relató lo sucedido y preguntó si había habido abuso por parte del comandante de la Mecar. “Un reclamo justo perturbó el descanso del general Henry Sanabria, que ordenó a sus escoltas detener y esposar sin cargos por 32 horas a la joven”.

El también exnegociador de Paz, cuestionó que a la mujer “nunca le hicieron una audiencia en Fiscalía, nunca le dieron derecho a defenderse”. Y pregunta con copia a la cuenta en Twitter de la Procuraduría General de la Nación, “¿Hubo o no abuso de autoridad? Cumplo con informar”.

Para esta historia, LaChiva.co se comunicó con el general Sanabria quien nos remitió a su oficina de prensa. Sobre el caso de Fiona, la dependencia informó que efectivamente se trató de una mujer de 36 años, capturada por policías de los cuadrantes adscritos a la estación Bocagrande, “por los delitos de violencia contra servidor público y violación de medidas sanitarias, siendo puesta a disposición de la Fiscalía General de la Nación, a la espera de las audiencias ante un juez de control de garantías”.

“La Fiscalía decreta la legalidad en el procedimiento de captura. Y al siguiente día, recobra su libertad, pero continuará vinculada al proceso penal. Al parecer, la mujer increpó a un policía con malas palabras, otro uniformado le pidió que se calmara y que dejara de decirle groserías, recibiendo iguales calificativos verbales, por lo cual es capturada en flagrancia por violencia contra servidor público y violación de medidas sanitarias”.

Fuente: La chiva