SOMOS 3000 EN TELEGRAM INGRESA AQUÍ
ABSTRACT DIVISION presenta su primer álbum completo MIDNIGHT ENSEMBLE, un viaje por el espectro de subgéneros de la música electrónica

ABSTRACT DIVISION presenta su primer álbum completo MIDNIGHT ENSEMBLE, un viaje por el espectro de subgéneros de la música electrónica

Cuando dos músicos colaboran intensamente durante un periodo de tiempo, en algún momento el conjunto se convierte en algo más grande que la suma de sus partes. Paul Boex y Dave Miller no habían alcanzado ese estatus bajo su nombre de Abstract Division, ciertamente lo han hecho ahora, con el lanzamiento de Midnight Ensemble, su primer álbum completo.

Aquellos que han seguido al dúo desde sus primeros días tocando juntos como djs, saben que es difícil definir su estilo más allá del techno o incluso de la música electrónica, ya que están en constante evolución y siempre depende de la hora del día o de la noche. Al escuchar este álbum, el parecido entre su imprevisible selección tras los platos y la ecléctica gama de subgéneros de este disco es más evidente que nunca.

P R E M I E R E: Abstract Division – Mind Over Matter [DREF 045]

Midnight Ensemble podría interpretarse como una oda a la vida nocturna; una reminiscencia de todo lo que sucede entre el crepúsculo y el amanecer, capturado y comprimido en aproximadamente una hora de música. Una hora en la que miden con gran delicadeza sus cambios de estilos y tempos, leyendo siempre la sala y estando siempre un paso por delante de la multitud.

Este álbum es un reflejo de esa habilidad, comenzando su viaje con un ambiente relajante, seguido de piezas atemporales de Detroit y dubtechno. Un atrevido corte electro proporciona un refrescante descanso de la tradición del four to the floor, para seguir con el sonido despojado con el que el dúo se siente tan cómodo.

Los últimos minutos consisten en pausas experimentales, un último banger para sacar los últimos restos de energía que quedan y un hermosa outro, que concluye el ambiente de toda la noche. No hay finales abiertos, no te hace querer quedarte a oscuras para siempre. Más bien hace que quieras cerrar los ojos una última vez antes de salir a la calle para ver salir el sol de nuevo antes de volver a casa, abrumado y satisfecho.