No hace mucho tiempo hablábamos de cuándo íbamos a tener nuestros primeros DJs globales, recorriendo el mundo, traspasando fronteras y llevando la energía de sus regiones para impregnarla en otras geografías del planeta. Al parecer y exponencialmente, en el 2018 por fin (luego de muchos años de espera) ha sido el año que más artistas colombianos salieron de nuestro país y llegamos lo más lejos que nunca habíamos estado.


El 2018, por fin, ha sido el año que más artistas colombianos salieron de nuestro país y llegamos lo más lejos que nunca habíamos estado.

Un reflejo de los frutos de una escena evolucionada dónde con esfuerzo hemos logrado ser una ficha del rompecabezas importante y, a su vez, refrescante para los demás, pudiendo ser parte de las escenas externas así como ellos tanto tiempo han sido de las nuestras.

Luego de algunas generaciones, donde algunos DJs y productores abrieron algunas puertas, como Adriana López, Sonico, Jose M y Taco Man comenzaran sus primeros tours y a echar raíces en otras culturas como Barcelona y Berlín, otros un poco más tarde, como Merino y Aleja Sanchez tocando en Moscú y Tresor, reconfirmando que se estaba ahí para reforzar el momento del sonido colombiano.

Con la nueva ordenanza y las conexiones internacionales, en el 2018 DJs y productores de última generación le dieron la vuelta a mundo. El reconocido DJ caleño de progressive, Kamilo Sanclemente, alcanzó a tocar en Bucarest. Aleja Sanchez en su ya tercera o cuarta salida a estar de la mano de Garduno, en nada más y nada menos que la revolucionara ciudad Tibilisi y hasta el recóndito Yereván en Armenia. Los recién llegados, Julianna y otra salida de Merino como DJ y su misterioso live como Wire después de estar en varias ciudades de Europa y hace más poco en México.

Obando también estuvo en varias escenas no clásicas, donde se amplia la mente por salir de lo atípico y encontrarse en otras estructuras más intrínsecas y underground de escenas internacionales, enriqueciendo la experiencia hacia el más allá.

Verraco, quien ahora permuta en Barcelona, tuvo la oportunidad de estar en Lyon, Francia. La paisa del pop experimental, Lucrecia Dalt, quién luego de algunos años en Berlín, estuvo en el Atonal y se llevó varios reconocimientos de los medios europeos.

También Deraout se movió por Usa. Retrograde Youth en Alemania. Valdelklang en España y Markovich en Perú. Además, el drum n bass se robó más de una mirada por parte del artista Bassassin, quien estuvo mostrando su estilo musical en Alemania, España, Francia y otros lugares. En fin, se nos escaparán varios, pero desde nuestro ámbito local, es muy reconfortante que por fin por una lucha elaborada y constante, nuestra mente se está expandiendo de forma más acelerada y estamos siendo parte de una escena que siempre ha hecho parte de nosotros.

A la espera de un 2019 con el doble de movido para los productores nacionales en el exterior :)

No more articles