16 tips para dormir mejor.

Algunos tips y comportamientos que nos pueden ayudar para tener una noche mejor.

-Dormir una siestita reparadora. Las investigaciones demuestran que una siesta corta de 10 a 30 minutos (más larga puede traer somnolencia) puede recargar sus baterí­as más que una dosis de cafeí­na. Una caminata a buen ritmo puede también ayudar, recordándole a su cuerpo que es de dí­a y activando su circulación.

-Haga de su dormitorio un lugar que invite a dormir: debe ser fresco, oscuro, silencioso y despejado. En su habitación, duerma o tenga sexo, pero no vea TV, no use allí­ su computadora ni lea en la cama.

-Escuche música tranquila: antes de dormir ponga una cinta o un disco con música relajante.

-Permí­tase tomar café solo de mañana. La cafeí­na puede permanecer en su organismo más de 20 horas.

-Asegúrese de que los medicamentos que tome no afecten el sueño. Algunas medicinas prescriptas por problemas cardí­acos, para la presión arterial, el asma o la depresión o aun aquellas de venta libre utilizadas para la tos, los resfrí­os o las alergias pueden interrumpir el sueño. Consulte a su médico si existen medicinas sustitutas equivalentes.

-Pí­ldoras para dormir. Millones de personas utilizan medicamentos prescriptos contra el insomnio para poder dormir. Su médico puede ayudarle a comprender los beneficios y riesgos que acarrea su uso.

-Alcohol. Una copa antes de ir a la cama puede tener un efecto sedante al principio, pero quizás interrumpa su sueño a la mitad de la noche.

-Medicamentos de venta libre. Aunque los antihistamí­nicos pueden ayudar a dormir, suelen producir somnolencia durante el dí­a y sequedad en la boca.

-La terapia lumí­nica es un prometedor tratamiento para corregir un reloj biológico confundido. Hay estudios que muestran que la exposición durante una hora, temprano a la mañana, a una fuente intensa de luz, sea el sol o una fuente lumí­nica artificial de 10.000 lux, puede ayudarle a que el sueño se presente más temprano por la noche. Además, la exposición a una fuente intensa más tarde durante el dí­a, puede diferir la modorra pues disminuye la producción de melatonina, una hormona inductora del sueño.

-Dormir hasta tarde para compensar las horas de sueño perdidas. De hecho, dormir a destiempo afecta su ritmo biológico natural alterando su sincronismo.

-Perder de 2 a 5 kilogramos puede ser, para la mayorí­a de las personas, el camino para mejorar los desordenes respiratorios al dormir.

-Quienes duerman junto a un roncador pueden hallar alivio en un par de buenos auriculares o en un ventilador ruidoso.

-Dormir de espaldas. De ese modo su lengua se retrae y bloquea parcialmente la garganta, disminuyendo el paso de aire.

-Las medicinas para el sueño y los antihistamí­nicos que traen somnolencia pueden agravar los ronquidos.

-Dormir una siestita reparadora. Las investigaciones demuestran que una siesta corta de 10 a 30 minutos (más larga puede traer somnolencia) puede recargar sus baterí­as más que una dosis de cafeí­na. Una caminata a buen ritmo puede también ayudar, recordándole a su cuerpo que es de dí­a y activando su circulación.

-Resistirse a dormir. “No es posible acostumbrarse a dormir menos sin pagar un costo fí­sico o mental”, dice el investigador en trastornos del sueño de Harvard, Robert Stickgold. Por ello, descanse.

Your email address will not be published.