Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

TANGO DOWN -Por intentar poner en peligro las vidas de nuestras tropas, ‘otros bienes’ y las relaciones exteriores.” dice el hacker-activista que se autoatribuye la puesta offline de Wikileaks el dia de hoy via twitter.

Th3 Je5t3r, nombre tuitero de este ex-soldado americano, es un hacktivista, si le podemos llamar así, que busca ayudar a su patria de nuevas formas: atacando a sitios online islamistas y luego lo anuncia con las palabras “Tango Down”, frase que es usada por las fuerzas especiales para anunciar que un terrorista o enemigo ha sido eliminado. Así que no sólo ha sido Wikileaks, sino también todo sitio que incite a los jóvenes musulmanes a involucrarse en actos de violencia.

Aunque Julian Assange, responsable de Wikileaks, aún no ha confirmado quien o quienes fueron los responsables del ataque, The Jester llevaba varios meses anunciando que estaba ocupado… “la política de seguridad de Wikileaks”. Aún así, haya sido este ex-soldado u otro, la realidad es que no será la primera vez que esto ocurra.

Todas las revelaciones de Wikileaks han provocado una gran discusión cibernética sobre varios aspectos de la información. Por ejemplo la accesibilidad y la transparencia de la misma. El que nosotros los usuarios podamos tener acceso a documentos custudiados por gobiernos que alegan ser democráticos y tal vez sino existieran estos mécanismo no conoceriamos las mentiras a las que nos someten todos los días.

Ahora bien en días recientes Wikileaks fue víctima de ataques cibernéticos tras la publicación de miles de documentos diplomáticos estadounidenses secretos, forzó al Pentágono a revisar su dispositivo de comunicación interministerial puesto en marcha desde los ataques del 11 de setiembre 2001. Los 250.000 documentos filtrados por WikiLeaks a cinco grandes diarios (The New York Times, The Guardian, El País, Le Monde y Der Spiegel), afirman entre otras cosas que el líder supremo de Irán, Alí Jamenei, tiene cáncer y morirá “en cuestión de meses” y que el rey saudita Abdulá instó a Estados Unidos a atacar a Irán y “cortar la cabeza de la serpiente” de su programa nuclear.

Un pirata informático no identificado se ha atribuido el ataque del domingo en la que ha bautizado como operación “Tango down”, un término utilizado por las fuerzas militares estadounidenses para la eliminación de terroristas.

Este martes incluso el departamento de Estado “cortó temporalmente” una de sus bases de datos de una red militar clasificada para evitar así otra filtración masiva de cables diplomáticos. Ni WikiLeaks ni las autoridades estadounidenses explicaron aún cómo fue que se filtraron los documentos secretos. Pero las sospechas recaen sobre Bradley Manning, un ex funcionario de inteligencia de la Armada de Estados Unidos.

Entre otras noticias el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo el lunes que su próxima ‘megafiltración’ apunta a un importante banco de Estados Unidos, “a principios del próximo año”, según una entrevista publicada el lunes. Assange dijo que está listo para dar rienda suelta a decenas de miles de documentos que podrían “quebrar a uno o dos bancos”, en una entrevista con la revista Forbes.

¿Solución?
WikiLeaks anunció en Twitter que ahora está funcionando desde servidores en Suiza a través de la página wikileaks.ch.

Es que el sitio está en una carrera por mantenerse conectado luego de que el jueves Amazon decidiera desalojarlo de sus servidores.

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
No more articles