Share on Facebook
Share on Twitter
+

Recientemente hemos podido escuchar en varias noticias internacionales a raíz de la nueva moda, el tampodka o la acción de introducirse un tampón empapado en alcohol de alta graduación por la vagina o el ano.

tampon-640x426

Ante tal situación y la alarma social generada, desde Energy Control informamos que:

El tampodka no es ninguna moda, ni tan siquiera existe como práctica, es totalmente FALSO. No hemos detectado su presencia en entornos festivos ni ninguna referencia en los más de 15 años de trabajo. Así lo expresamos a algunos medios que nos contactaron para informar sobre tal práctica, sin que ninguno de ellos se hiciera eco.

La lógica y el sentido común –que a veces es el menos común de los sentidos- nos sugiere que los efectos adversos de esta práctica no compensan los efectos placenteros y que –en caso de darse- en ningún caso se repetiría.

Es uno de los mitos y leyendas urbanas que corren por la red desde hace más de una década. La primera referencia escrita al tampodka la encontramos en 1999, aunque es probable que el rumor sea más antiguo. Desde entonces, han ido apareciendo regularmente noticias al respecto, sin que existiera ni un solo caso registrado.

No solamente los medios de comunicación han propagado la leyenda a lo largo de los años, sino que incluso ha dado lugar a la publicación de una carta en una revista científica que, a su vez, ha rebrotado la leyenda en nuestro país.

Los profesionales del ámbito de las drogas y los medios de comunicación tenemos una responsabilidad común de informar sobre drogas de una manera ajustada a la realidad, lejos de simplificaciones, alarmismos y mensajes no contrastados. De lo contrario, corremos el riesgo de perder prestigio y credibilidad, sobre todo delante de los consumidores, efectivos o potenciales.
El uso de leyendas con fines sensacionalistas y/o alarmistas contribuye a dar publicidad a prácticas potencialmente peligrosas y a aumentar la posibilidad de que alguien se decida a practicarlas.

Existen en la actualidad infinidad de problemas reales relacionados con drogas (bruscos recortes en materia de prevención, retrasos en los pagos de la administración a las entidades, cierre masivo de dispositivos asistenciales o incluso de organismos autonómicos, como la Dirección de Drogodependencias del Gobierno Vasco). Estamos asistiendo al desmantelamiento de una red que ha costado mucho construir y del que pocos medios se hacen eco.

Fuente: energycontrol.org

No more articles