Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

El año pasado en el 50 aniversario de la creación de la pastilla anticonceptiva, su inventor, Carl Djerassi, habló sobre los dramáticos cambios que vendrían en alternativas de reproducción – las tecnologías tendrán un impacto igual de grande en la sociedad en los siguientes 50 años.

Después del sexo sin reproducción, la reproducción sin sexo.

En un artículo publicado en el Daily Mail de Gran Bretaña, la columna titulada Un terrorífico futuro para la fertilidad femeninaDjerassi dijo, “Hay una gran cantidad de mujeres bien educadas y competentes, quienes al enfrentarse a su reloj biológico, primero ponen atención en sus ambiciones profesionales … en los siguientes 20 años, más gente joven congelará sus óvulos y (esperma) a la edad de 20, y las pondrá en un banco para usarlos después. Seguirán funcionando sin la necesidad de anticonceptivos al ser esterilizados, y los retirarán cuando estén listos para tener un hijo vía Fertilización In Vitro (FIV)”.

Ciertamente esta es una opción mientras desarrollamos una mejor técnica de almacenamiento de óvulos, que sea más confiable y segura para que no se maltraten en el proceso de congelación y descongelación durante su conservación. Pero en los próximos 20 años, podría haber mejoras. Por ejemplo – también para prevenir daños – congelar tiras de tejido ovárico en lugar de óvulos, o aprovechar reservas identificadas recientemente de células madre ovárico, podrían convertirse en un suministro fresco de óvulos para una mujer, a cualquier edad, incluso, crear a partir de células madre de piel o médula ósea de hombres y mujeres.

sperm

Los primeros experimentos con ratones han mostrado que tanto el esperma como los óvulos pueden generarse a partir de células madre para producir otros más jóvenes y viables.

Djerassi describió la idea de poder tener acceso a óvulos saludables más adelante en la vida como una herramienta de planeación familiar, y servir a la mujer al igual que la píldora. Él habló de colegas femeninas en momentos cumbre de sus carreras durante la época más fértil en su vida, y después llegaron a la etapa de esterilidad.

No es coincidencia que en el momento cuando somos más biológicamente capaces de reproducirnos, los hombres y mujeres se dediquen al trabajo, a sus estudios o forjando una carrera. En nuestros 30’s, la fertilidad decae – después de los 35 lo hace exponencialmente – específicamente para las mujeres. Alrededor de los 50, mientras que el resto de nuestras facultades funcionan normalmente, la habilidad de reproducir se detiene.

Últimamente muchos reportes y discusiones acerca de la igualdad – la escasez de mujeres en la ciencia, en los consejos de grandes compañías y en la desigualdad de salarios, no queda claro que al perseguir las mismas metas no solo limitan el espacio social sino el biológico también.

Al completar el esperado 40% de las posiciones de liderazgo que tienen las mujeres, institutos como la Comisión Europea y los gobiernos podrán, por ejemplo, legislar iniciativas como guarderías gratuitas o baratas en los lugares de trabajo.

Sin embargo, solo la tecnología puede regular a la menopausia, con todos sus efectos colaterales en la salud de una mujer, y especialmente en una época donde puede ser que viva otros 50 años en estas condiciones.

En busca de la reproducción, solo la tecnología le puede dar a las parejas del mismo sexo una oportunidad de tener hijos genéticamente propios. Si los óvulos pueden hacerse de células madre de hombre, con la víspera de una matriz artificial (utilizada ya en tiburones, desarrollada para los mamíferos y proyectada para usarse en humanos en 100 años), también les dará un órgano por el que actualmente tienen que pagar a las madres sustitutas.

Entonces si lo que queremos ver equidad en una sociedad para nosotros y para nuestros hijos – particularmente para nuestras hijas, y aquellas familias que aún son tema de debates sociales y religiosos – entonces la tecnología le da a un individuo la capacidad de generar óvulos y esperma sano de su propio cuerpo para gestar un bebé independiente, una opción más ética de lo que hacemos hoy en día.

En nuestro mundo, los jóvenes trabajan duro, pero se enfrentan con elecciones más difíciles en la vida. Para ganar dinero, las mujeres pobres de países como la India o Ucrania ‘donan’ óvulos o sus matrices, también está el dilema de la homosexualidad y las iglesias que no quieren casar a las parejas gay porque no pueden reproducirse.

¿Libertad, poder, elección? Es el hecho de elegir lo más difícil.

No more articles