Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

El cristianismo está teñido del rojo y blanco de la amanita muscarialos ropajes de los obispos y de Papá Noel son un guiño al hongo alucinógeno, al igual que los arcos de herradura de las iglesias remiten a la forma del sombrero de una seta, el Santo Cáliz o ciertas ofrendas a Jesucristo en los grabados antiguos son honguiformes. Incluso el mito fundacional tiene una base enteógena:  Adán y Eva no comieron una manzana sino una madrágora, llamada también “manzana del diablo”. Son algunas de las tesis que plantea el investigador José Luis López Delgado en su libro “Botánica sagrada”.

santa1

Pero el cristrianismo no deja de ser un fenómeno más de la cultura popular europea. Otras mitologías, como la nórdica, también surgen de una seta: Odín y Thor tomaban amanita, y también lo hacían sus respectivas monturas, que comían la seta al pie de los abetos para, a continuación “llevar a los dioses hacia el cielo”, según López Delgado.

santa2

Santa Claus y sus renos también van de setas. El clásico traje rojo y blanco de Papá Noel (lo del color verde es, según el investigador, una leyenda urbana generada interesadamente por Coca-Cola) es una representación alegórica de la amanita. Según el autor, en la figura de San Nicolás, un santo turco del siglo IV, confluyen la figura de los chamanes siberianos y pueblos micófilos del oriente europeo como el griego. En un punto la figura del Nicolás turco se funde con elNikolas finlandés (Joulupukki, el abuelo de Noeli) para acabar gestando a Santa Claus/Papá Noel.

El regalo que el Papá Noel siberiano deja en las botas que dejan los habitantes junto a la chimenea de la yurta es, efectivamente, un trozo de amanita.

Al igual que los caballos de Thor y Odín, los renos también tienen querencia por la amanita muscaria, de ahí que sean ellos quienes lleven por los aires el trineo de Papá Noel. Por si fuera poco, el nombre de los renos también remite a los efectos del hongo: “Trueno y Relámpago siempre aparecen asociados con la ingesta de setas. El resto remite a sus efectos: Bromista, Cupido, Enérgico, Veloz, Danzarín y Acróbata”. El famoso Rudolph no se uniría al carro (y tirando de él, además) hasta 1939.

La amarita brota en la base del tronco de las coníferas lo que, para José López, explicaría la tradición del árbol de Navidad, generalmente un abeto. Uno de los adornos más habituales del abeto navideño en toda Europa es la amanita muscaria, “con excepción de España”, apunta López.

Pero hay más: “Las luces con las que decoramos las ciudades durante la Navidad son una reminiscencia del efecto visual de los hongos alucinógenos”, sostuvo el autor de “Botánica sagrada”, quien reconoció que tuvo que hacer una pausa en la investigación porque “veía setas por todas partes”.

La teoría del origen lisérgico de las religiones no es nueva. Terence McKenna fue el primero en proponer (“El manjar de los dioses”) que el origen de las religiones está en el consumo de plantas alucinógenas.

santa4

El autor, José Luis López Delgado.

La presentación del libro “Botánica sagrada. Enteógenos, llaves al mundo interno” tuvo lugar en Off Limits de Lavapiés, organizada por la Asociación Eleusis.

No more articles