Eres Fan?
0
shares
Be First to Share ->
Share on Facebook
Share on Twitter
+
What's This?

Hace muchos años hablar de música electrónica era hablar de éxtasis, si a principios de 2000, había cierto sensacionalismo por los medios y hasta las mismas autoridades de que la moda Europea de las pepas ó pirulas había llegado de la mano de varios personajes de la farándula a Medellin, Bogota, Cali, Cartagena, más que amarillismo era algo novedoso y diferente a lo acostumbrado. Las personas se tomaban una pastilla del tamaño de un dolex o aspirina y se llenaban de sensaciones de amor, tacto, euforia y alegría, no daba guayabo y te daban ganas de Bailar toda la noche.

Con el tiempo, todo el mundo quería ( ó necesitaba ) hacer parte de ese mundillo mental que se había creado en la cabeza de todos los jóvenes Colombianos, pero enfoquemonos en Medellín que es donde tenemos mas materia, las personas iban a after parties Bailaban con extraños música repetitiva a todo taco y se sentía bien, no era el típico parche de amigos ebrios de la típica fonda Sabaneteña o los cientos de sitios clonados en todas partes. Se sentían poderes, se sentían colores, se veían alucinaciones, se conectaban personas de diferentes edades, estilos, formas, contextos bajo un mismo beat.

El resto lo conocemos, y es un patrón que se repitio en casi todas las ciudades de Colombia y el mundo, Musica Electrónica Experimentación Espiritual Moderna y Ritualismo, al final la constante busqueda de Dios que ha perdurado por los siglos de los siglos en nuestro ADN, estaba retomando una situacion ancestral a su vez contemporanea de encontrar el trasfondo de las cosas y el mas allá en el plano actual.

Los promotores del negocio se duplicaron a medida del tiempo usurpando sonidos e intentando ahora vender las experiencias con nuevas formas de impactos publicitarios que iban atrayendo cada vez a mas personas a los primeros raves y bailes en discotecas de electrónica no hasta muy tarde, todavía había miedo, había resago con los horarios after hours que a su vez generaban ese tinte secreto y clandestino del underground. La música aunque es el principal conector no era tomada muy en serio por sus danzantes que aunque con inocencia disfrutaron todas las jornadas de fiesta y desahogo orgánico que la ciudad pedía a gritos con tanto letargos al pasado terrorífico de nuestra sociedad, ella siempre estaba ahí, de la mano de Djs de todas las regiones que se reunían a dar cátedras de música en vinilos y tracks clásicos que construyeron las bases de lo que podemos llamar el nuevo mundo.

Un mundo que como todos tuvo su evolución, transformación y fuerte consumación, consumación que ha servido de inspiración tecnológica y futurista en todas las escalas, pero que siempre es hecha a un lado por elementos mas luminosos y plásticos que por su verdadera esencia, esto nunca ha impedido a ciertos ciervos, pastores y caminantes a alejarse del lado menos profundo de la tendencia para estar apegados a las armonías mas reales que en silencio cantan sin cesar la contundencia que trae la sublimación de las demás cosas.

Puede que para unos sea suficiente permanecer, que la necesidad de aparecer en diferencias, a la final no todos los cambios son necesarios para fluir y encontrarse con uno mismo.

Con tanta excitación casi todos nos hemos dado cuenta que en realidad no es posible aspirar a tener varias materias a la vez, es mejor revolver la naturaleza propia para que las cosas se acomoden solas, a pesar del constante intento de coexistencia entre la subsistencia, cada vez se comprende mas el afecto a algo que se vuelve cada vez mas inherente al amante de la música en Medellin y en Colombia, y es el amor por la Cultura Electrónica.

Mientras que en áreas humanas hyper avanzadas como en Amsterdam, una capital tanto físico como mental del Futuro mas estable de la civilización humana, ya tienen bien claro tanto el sistema como la sistematizacion de sus tierras, allí como ejemplo, se han dado cuenta de la no necesidad de casi ningún tipo de agresión o violencia para el actuar, se prefiere la negatividad o la mentira, poco la violencia física o agreste, pero geográficamente no nos parecemos en casi nada, ademas seguro que es mas sencillo por algo tan simple como el tamaño, igualmente dado el caso mental de la hipocresía en la justicia hace opulente al efectivo.

Pero indiscutiblemente es un estado de fuerza menor y mucho más equilibrio que en nuestro condado general, aunque hemos sido capaces de ver un futuro progresista con nuestros propios ojos, la poca aspiración educativa y raciocinio típico de la selva, sigue siendo una debilidad porque aún se piensa que es posible oníricamente ser sin ser con el mero ego. Sería muy bueno construir mas y mas una comunidad casi libre de conflictos de intereses y tanta política. Sería bien chevere que cada persona tuviera más libertad de expresarse sin condenar al simple parecer de la vanidad, Seria super bacano que los nuevos elementos de la verdad pudieran ser bien vistos por el colectivo, sin reprochar instintos básicos de envidia o solitud, la providencia no es un acto propio sino de cada uno de todos, todos hacemos parte de un sistema de individuos, que muchas veces recae en los efectos burbuja, en todos los perímetros y geometrías.

Es ahí donde se encuentra el verdadero valor de nuestra escena, donde todos y cada uno desde que se quiera y pueda, sin necesidad de arrumar o inser, con la capacidad de prever es que se puede aportar la cantidad apropiada desde el valor único de su humanidad.

Es aplicable a cada movimiento, baile y pensamiento.

No podemos dejar que se descontrole lo que ya vamos sintiendo y presintiendo, al menos en nuestro Valle para que cada vez se fortalezca el efecto que la música nos regala sin devolverle nada. El respeto a ese éter debe ser gigante, más extensa que la energía negra, con más fuerza que la gravedad y con más ganas que no morir, para que por fin seamos libres no solo en la pista de Baile sino en todas partes, un mundo no utópico que se acerca despacio ante tanta eventualidad presente del pasado…

Esperemos que tomemos lo bueno que hasta ahora ha tenido la música para regalar y cada uno sepa hacer lo mejor con ella.

Sin duda tenemos al frente una gran oportunidad de volvernos una region super electronica desde que cada desicion sea tomada sin mucha presion. Cuando comienzan las situaciones de estres es que cambian los motivos para dejar de ser.

En un mundo que cada vez sera mas oscuro y menos verde, el agua sera menos transparente y el aire comenzara a ser mas toxico, es super urgente que se tomen medidas para salvaguardar lo que por destino tenemos al frente.

Para llevar a cabo una revolución musical solo hay que bailar sin intención de nada, no confundir la necesidad con el deseo, y la convicción con la proyección, no importa equivocarse, tampoco tener que fallar, existe siempre un terreno para la prueba, otro para el comprobar, lo importante es tener una mente tranquila de haber Bailado lo mejor posible, con ganas, nunca tiesos, para salir ilesos, la ventaja está en poder crearse a el otro en uno mismo, no sirve para nadie si es solo para pocos, el peso debe ser un equilibro.

Liberarse es un placer autodidacta que requiere de mucha disolución y esto no es fácil el día de hoy, Colombia no es que tenga la personalidad más limpia por su falta de carácter, pero la música es una forma de levantar la voz, y la electrónica es una mega textura creativa que cada vez acoge a más, eso si no la chatarra, ni esos tracks vacíos sin personalidad que manejan las masas, sino los que piensan más rápido solos y en las minorías, esos que controlan el universo con sus ideas, y plantean y se imaginan el mundo mejor, como buenos impresionistas saben que disfrutarlo solos es un engaño, entre más personas vivan y realicen la conexión, el esquema sera mas fuerte hacia la otra dimensión.

Nunca sera tarde para trascender todas las frecuencias de nuestro cerebro, la resistencia siempre ejerce su coyuntura fundamental, y pasa derecho a través de las zonas más inesperadas de la manera mas radical.

Ya seguiremos viendo, pero lo mejor es que sintiendo también. Para este 2017 hay que seguir saliendo de la Zona de Confort.

 

No more articles