Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

3019370-poster-1280-dna
Las leyes de la Biología Universales han sido refutadas y reinventadas una vez más.

El anuncio fue hecho en la revista Nature, y constituye la posibilidad de crear nuevas formas de vida jamás vistas en este planeta a partir de la extensión de nucleótidos de ADN, según el resultado de las investigaciones adelantadas por el Scripps Research Institute, orientado a la investigación en ciencias biomédicas básicas. Los científicos lograron dejar atrás los conocidos cuatro nucleótidos de ADN, que funcionan como las letras que escriben el código genético que conocemos (A, T, C y G), para crear un organismo generado en base a una muestra de la bacteria Escherichia coli que funciona con dos nuevos términos, integrando ahora los bloques artificiales X e Y, y llegando a un total de seis nucleótidos.

El “Alfabeto de la vida”, el código genético que conocemos y que se identifica con las letras A, T, C y G, fue superado por un grupo de investigadores del Scripps Research Institute de California, que lograron la creación de un organismo con un código genético artificial ampliado en su ADN, integrando ahora los bloques artificiales X e Y, y llegando a un total de seis nucleótidos.

Este primer organismo con su material genético ampliado artificialmente es capaz de transmitir su nuevo código genético a las siguientes generaciones, y para los científicos constituye la posibilidad de crear nuevas formas de vida nunca antes vistas en nuestro planeta, algo que podría ser aplicado para la obtención practica de nuevas formas de medicamentos que de otra manera no se podrían lograr.

Por ahora el ADN sintético no hace nada en la bacteria. Simplemente está allí. Pero el Dr. Romesberg ahora quiere modificar el organismo para que se pueda poner el ADN artificial para un buen uso.

En la práctica, al lograr alterar en forma artificial el ADN, constituye un salto en el cual se crea una forma de vida jamás antes visto en el planeta dado que por los caminos naturales es imposible, ahora bien esto mismo muy probablemente abra una abanico de posibilidades en cuanto a sus aplicaciones médicas e industriales pero también impulsa al debate ético, moral y tal vez legal.

En 1896, es decir, hace 118 años, el británico H. G. Wells abordó el tema en su novela “La Isla del Doctor Moreau”, cuya trama gira en torno a la manipulación genética para crear nuevas formas de vida totalmente paralelas y distintas a las que la naturaleza ha obtenido por los caminos evolutivos.

La novela fue calificada en su época de “morbosa” y “sensacionalista”, acusada de ofender a la “decencia” y el “sentido común” de la sociedad, o de faltar a la verosimilitud científica por considerar posible en biología la “manufacturación de monstruos”, lo que lo relaciona con el tema de la “ingeniería genética”.

“Since the genetic code is universal, it raises the prospect of recoding genomes of other organisms,”

No more articles