Eres Fan?
33
shares
Share on Facebook
Share on Twitter
+
What's This?

Muerte súbita en árboles de Medellín

Una investigación de la Universidad Nacional alerta sobre el fenómeno que se está presentando en la ciudad, de una muestra de 11.710 árboles y palmas de 25 especies ubicadas en el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, 720 presentaban síntomas de deterioro progresivo. Incluso, algunos ejemplares han sufrido muerte súbita.

El estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín y personal del Área Metropolitana, analizó detalladamente las condiciones del arbolado de esta región urbana.

Según informó la Agencia de Noticias de la universidad, la muerte súbita en árboles es una anomalía que se viene detectando en el mundo desde hace unos cincuenta años y consiste en la pérdida irregular de follaje, retraso en la producción de nuevas hojas y la muerte de ramas desde las puntas hacia el tronco.

En ese sentido, Héctor Restrepo, coordinador técnico de la investigación, señaló: “Por los efectos relacionados con el clima o la contaminación, entre otros, los árboles fueron catalogados con una afectación baja, media y alta. Se registró que el 4% tiene afectación baja; el 1%, media; y otro 1% alta. Es decir, que probablemente si no se hace un manejo adecuado esos árboles morirán”.

Algunas de las medidas que se han tomado para revertir el proceso de deterioro progresivo de los árboles están relacionadas con la definición y evaluación de los protocolos de manejo integral del arbolado urbano. Se busca así revertir la tendencia del deterioro de las especies y, a la vez, establecer políticas claras que permitan que no se siga presentando el fenómeno en la ciudad, o por lo menos disminuya.

En el estudio se tuvieron en cuenta factores físicos, biológicos y humanos que han sido asociados al deterioro de la salud de los árboles en la ciudad.

De acuerdo con el comunicado de los investigadores, se ha determinado que los físicos corresponden a anomalías relacionadas con el clima (sequías, altas precipitaciones, temperaturas extremas) y la contaminación atmosférica. Los factores biológicos tienen que ver con la acción de insectos, hongos, bacterias y virus. Dentro de los factores humanos se encuentran el manejo inadecuado de las especies cuando se construye infraestructura (sobre todo vial) y el vandalismo.

León Morales, profesor jubilado de la U.N., vinculado a la investigación como asesor, aseguró que se han empezado a aplicar varios tratamientos que serán evaluados en las próximas semanas, tras detectar el origen de las causas que afectan los árboles. Además se intervendrán los que están en riesgo, se talarán los que están muertos y se sembrarán nuevos.

En fases siguientes se espera implementar lo aprendido, teniendo en cuenta la calidad del material vegetal. “Si no se mejora este aspecto, estamos perdidos, ya que la selección de las especies no puede seguir siendo a la loca, simplemente por entusiasmo y sin investigación”, expresó Morales.

Igualmente, es preciso que en adelante se piense en los lugares donde se sembrará y en optimar las condiciones técnicas de manejo posterior, especialmente las podas. Asimismo, hay que tomar conciencia de que los árboles cumplen un ciclo y se deben reemplazar; para ello es necesario establecer unos viveros para la regeneración.

Fuente: elespectador.com/

Foto:  Cortesía Unimedios

 

No more articles