Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

A raíz del inminente inicio de las obras de Metroplús en la Avenida El Poblado -entre el sector de La Frontera y la iglesia de San Marcos, en Envigado-, el tema ambiental vuelve a ponerse en primer lugar en la agenda de la comuna 14. La preocupación se incrementa cuando están al tanto de que en un futuro cercano otro trayecto de la Avenida El Poblado (entre La Aguacatala y La Frontera) deberá abrirle campo a Metroplús con sus respectivas estaciones. Si bien en un principio se había contemplado que en este tramo el sistema no tendría carril exclusivo y, por tanto, la intervención sería mínima, ya eso está descartado, pues no mejoraría la movilidad. Está decidido que tendrá carril exclusivo y que esto implicará sacrificar especies arbóreas. ¿Cuáles y cuántas? Aún no se sabe, pues apenas está en etapa de diseño.

No es para menos, pues la construcción de ese tramo de Metroplús demandará la tala de 220 árboles, el traslado de 40 (y permanecerán 272 árboles), lo cual tiene con los nervios de punta a muchos ambientalistas y personas del común, que ven cómo irremediablemente el mayor atractivo de esta vía que une a Medellín y a Envigado se irá al piso para dar paso al desarrollo. En este caso, a un sistema de transporte público masivo con el que se pretende aliviar uno de los principales dolores de cabeza de la ciudad y sus dirigentes: las congestiones viales y la consecuente contaminación.

Estos elementos seguramente darán pie ahora para que se prenda la controversia, se empiecen a ventilar argumentos a favor y en contra, unos del lado del desarrollo de la ciudad y otros de la preservación del medio ambiente. Como si no se pudieran conciliar. Pero quedarnos en la polémica como tal sería estéril. Lo sensato es que las diferentes opiniones ayuden a tomar decisiones equilibradas, a enderezarlas si es necesario, y a comprender cuáles son los caminos más cercanos al bien común, aquellos que conllevan al mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos. No solo los de hoy, sino los de mañana, los que están por nacer y deberán enfrentarse a una Medellín y a un Poblado con un número de habitantes cada vez más abundante. Hay que pensar qué van a respirar, pero también cómo se van a movilizar.

HABITANTES TEMEN TALA DE ÁRBOLES EN LA AVENIDA. SISTEMA DE TRANSPORTE RESPONDE.

Perder los ‘túneles verdes’ -cadena de árboles que se conecta a ambos lados de la vía- y su biodiversidad, es el principal temor de la comunidad y de los colectivos ambientales con el arribo de Metroplús a la avenida El Poblado.

La mayoría de arbustos que adornan el corredor vial son ‘chiminangos’, árboles de bosque húmedo tropical que generan sensación térmica fresca, por eso el temor de los vecinos a perder las pocas zonas verdes que quedan en el sector.

“La avenida está entre las vías que producen más CO2 pero con la tala de los grandes árboles y la siembra de palmeras australianas y especies paisajísticas, se perturbará la calidad del aire”, critica José Fernando Álvarez, coordinador de la Mesa Ambiental de la Comuna 14.

El colectivo le pide a Metroplús que sus prevenciones sean escuchadas y sus propuestas incluidas en la elaboración de los diseños de la parte de la petroncal sur que va desde La Frontera hasta la Aguacatala, continuación de los tramos 2A y 2B, ambos en etapa construcción.

“Estamos pidiendo participación antes de la construcción de las obras, que nos incluyan en la elaboración de los diseños. Metroplús informa pero no socializa. Queremos que haya construcción conjunta con la comunidad”, concluye Álvarez.

Metroplús responde

La ingeniera Natalia Jaramillo, directora de transporte de Metroplús, explicó que los diseños del nuevo tramo apenas están en elaboración y que solo serán entregados en octubre. En esta etapa primaria se adelantan acciones varias como el inventario forestal y el estudio topográfico y de pavimentos.

“No puedo decir si habrá o no afectación ambiental con las obras porque estamos en la etapa de inventario forestal en la cual, se hace registro y nomenclatura de cada árbol”, dice Jaramillo.

Sobre los reclamos de la comunidad por su participación en el proyecto, la ingeniera prometió que “la socialización se va empezar a hacer. Hicimos varios contactos con colectivos buscando espacios propicios para dialogar con la comunidad”.

Según Metroplús, la elección de la avenida El Poblado tiene valoraciones técnicas y estudios previos realizados desde 2003, los cuales señalan que la vía es un corredor potencial para el transporte masivo.

Frente a la inquietud de la comunidad por la ampliación del parque automotor en la avenida y la coexistencia con las rutas de Envigado y Sabaneta, la ingeniera Jaramillo anotó que cualquier instauración del sistema Metroplús implica una reestructuración de las rutas urbanas que realiza el Área Metropolitana.

Mientras tanto los ‘chiminangos’ y otros árboles esperan el desenlace de la historia.

compartelo

No more articles