Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Fuente: playgroundmag.net

¿Alguna vez has tenido un sueño tan real que daba miedo? ¿O has recordado interactuar con alguno de sus protagonistas? Conocidos como sueños lúcidos, este tipo de experiencia onírica consiste en que la persona es consciente de estar soñando y, por lo tanto, puede controlar lo que pasa por allí. Se calcula que aproximadamente el 55% de las personas experimentan un sueño lúcido a lo largo de su vida y este puede tener diversos rangos.

Por ejemplo, una experiencia muy común ocurre cuando experimentamos pesadillas. Ese momento en el que el asesino está a punto de acuchillarte, tú te das cuenta y despiertas con un grito. O en los casos más extremos, la lucidez puede llevarnos a ser conscientes del sueño e ir cambiándolo a nuestro antojo. Más o menos como si estuviéramos en un videojuego o leyéramos un libro de elige tu propia aventura.Este tipo de fenómenos se consideraban hasta hace unos años un mito, pero poco a poco han ido surgiendo investigaciones científicas que los respaldan. La última, publicada en la revista Dreamingha descubierto una técnica que nos permitiría tener sueños lúcidos a nuestro antojo.

O mejor dicho, una combinación de técnicas diferentes. La investigación liderada por Denholm Aspy, científico de la Universidad de Adelaida (Australia), ha encontrado que la unión de 3 técnicas de inducción de sueños lúcidos incrementa la posibilidad de experimentar este fenómeno.

La primera técnica es la prueba de realidad (reality testing), que consiste en comprobar cada cierto tiempo si estamos despiertos o no. El segundo ejercicio supone despertarse cada cinco horas, permanecer un rato despierto y volver a dormir, para así entrar en fase REM. La tercera técnica, conocida por las siglas MILD (mnemonic induction of lucid dreams), también consiste en despertarse cada cinco horas, pero en este caso es necesario recordar lo que se estaba soñando y antes de volver a dormir repetir la frase “la próxima vez que esté soñando, recordaré que estoy soñando”.Se dividió a los 169 participantes en el estudio en varios grupos y algunos probaron una sola técnica y otros una combinación de ellas. El grupo que trabajó con las tres técnicas consiguió que el 53% de los participantes tuvieran un sueño lúcido durante el periodo de prueba, con un 17% de éxito cada noche. Según los científicos encargados del estudio, este porcentaje supera otros estudios previos sin intervenciones. La mayoría de las personas se despertaron rápidamente, pero algunos de ellos consiguieron prolongarlos hasta una hora. Ahora, tras el éxito de este primer experimento, el equipo quiere continuar indagando en el complejo mundo de nuestros sueños.

Como resume el profesor Denholm Aspy: “estos resultados nos acercan un paso más al desarrollo de técnicas de inducción de sueños lúcidos altamente efectivos que nos permitirán estudiar los muchos beneficios potenciales de los sueños lúcidos, como el tratamiento de pesadillas y la mejora de las habilidades mediante el ensayo en el ambiente de sueño lúcido”.

 

No more articles