Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

El ser vivo desde el más pequeño insecto hasta el más grande mamífero es amante a los placeres, esto se puede observar fácilmente en los comportamientos de las diferencias especies cuando intentan saciar sus impulsos o cuando buscan literalmente el placer. Las conductas que ayudan a que los científicos aseveren lo anterior son múltiples como la permanencia en lugares cálidos, el intercambio de caricias, el sexo por placer, las largas siestas etc. De igual forma en el reino animal también se observa el consumo de sustancias psicoactivas bien sea para la purificación corporal, para mejorar el rendimiento, para el uso recreativo o por un casual accidente.

Sea cual sea la razón las siguientes son las especies con mayor documentación sobre el consumo de psicoactivos:

El reno (llamado caribú en América del Norte) es muy común en Siberia, al igual que un hongo alucinógeno conocido como Amanita muscaria. Los biólogos han documentado renos que se drogan. Estos actúan como si estuvieran ebrios: corren sin rumbo haciendo ruidos extraños, y sacudiendo las cabezas. También comienzan a vagar alegremente por el bosque, experimentando, según los expertos, una sensación similar a la de un vuelo libre.Los monos capuchinos usan a los milpiés venenosos que contiene cianuro, componente altamente tóxico y mortal para prácticamente todas las especies. Sin embargo, estos primates han aprendido que, al untarse pequeñas cantidades del líquido no sólo ahuyentan a los parásitos, sino que obtienen un agradable efecto narcótico.

Los ualabíes entran a los sembradíos a comerse las plantas de amapolas, los pequeños animales, semejantes al canguro, corren en círculos hasta perder el sentido. Si tenemos en cuenta que Australia produce el 50% del opio cultivado legalmente en el mundo veremos que estos animales son realmente unos adictos. Las cabras de Etiopía y Yemen, mascan ávidamente las hojas de khat, una planta con propiedades euforizantes, una pasión que comparten con los habitantes de esas regiones. Incluso se ha documentado que consumen también el frijol de mezcal, que causa alucinaciones iguales a las del peyote.

Los mandriles consumen la iboga, una planta cuyas raíces son alucinógenas. Algunos investigadores consideran que estos animales usan esta droga para aumentar la potencia y amortiguar el dolor causado por los golpes que sufren.Los delfines consumen cantidades minúsculas de tetrodotoxina encontrada en el pez globo para intoxicarse. Aunque esta sustancia es letal, consumida en pequeñas cantidades produce efectos estupefacientes.

El gato doméstico ama la hierba gatera (Nepeta Cataria), en principio le sirve para limpiar el sistema digestivo y luego por su componente nepetalactoae le sirve de sustituto de las feromonas sexuales felinas. El felino comienza a rodar por el suelo, lamiendo y mascando la planta, y a emitir los sonidos típicos de un gato que se lo está pasando bien.

Los Elefantes  tienden a reunirse alrededor de los árboles de marula (Sclerocarya birrea) y comer sus frutos fermentados. También se alimentan de la corteza, la cual tiende a tener pupas de escarabajo que tradicionalmente eran utilizadas para envenenar las puntas de las flechas por ser extremadamente tóxicas.Fuentes:

http://www.ngenespanol.com/naturaleza/animales/16/02/25/coyotes-drogas-hongos-alucinogenos-toxicos/

http://www.muyinteresante.com.mx/naturaleza/14/10/22/animales-consumen-drogas-recreativas/

No more articles