Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

La revista Semana realizo un informe resaltando que las abejas como insectos vitales para la polinización de las plantas están muriendo en todas partes del mundo, incluyendo a Colombia donde la desaparición del insecto es masiva desde agosto del años pasado.

Según laboratorios certificados por el ICA, el fipronil es el veneno que principalmente está matando a las abejas, aunque este agroquímico tienen una importante función en la agricultura: matar las plagas. Sin embargo su efecto nocivo recae también sobre las abejas, algo que está ampliamente documentado en el mundo. Por esta razón, por ejemplo en Uruguay se prohibió su uso en 2014. En Bélgica y Países Bajos solo se pueden usar semillas tratadas con fipronil en invernaderos.Es de resaltar que no hay estudios a gran escala que aborden las causas de las muertes masivas del insecto, de hecho se culpa a los agroquímicos, a los parásitos y hasta el cambio climático, pero no hay consenso general en la comunidad científica. El principal factor eso sí, son los pesticidas y las fumigaciones por lo cual el gremio Colombiano de apicultores estima que van cerca de 15.500 colmenas pérdidas.

La epidemia de muertes es, de hecho, un fenómeno mundial que lleva ya varios años y que tiene grandes implicaciones para la economía. Las abejas, como polinizadoras, tienen un alto impacto sobre la agricultura. Según un documento del Instituto Humboldt, el 70% de los cultivos alimenticios para los seres humanos incrementa su producción de frutas o semillas gracias a la polinización animal. El valor de esta contribución se estima en 153 billones de euros al año a nivel global, es decir, el 9,5% de toda la producción agrícola. 

Su importancia es tal que en algunos países como Estados Unidos, Costa Rica y Nueva Zelanda los granjeros alquilan colmenas apícolas por un valor cercano a los 200 dólares para polinizar sus cultivos.

No more articles