Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

La cadena Playground expuso a través de BBC que la nuez de betel, también llamada areca o en Papúa Nueva Guinea buai o ‘oro verde’, es la droga preferida del país, un devastador cancerígeno y en los últimos tiempos la han empezado a consumir hasta niños de 6 años de edad.

Mientras antes se guardaba para rituales sagrados, hoy se estima que la mitad de la población la consume a diario, sumergida en polvos de cal y acompañada con un palito de mostaza. Cuesta entre 6 céntimos 1,30 dólares y sus efectos son euforizantes, energizantes y mortales. Su modo de consumo es fácil: se mastica, se escupe y tiñe los dientes y la boca de rojo. En el cerebro, su ingrediente activo actúa como la nicotina, lo que la hace altamente adictiva a la par que cancerígena.”Mascar buai me hace feliz y me da una energía extra para hacer mis tareas. Sin el buai estaríamos cansados y dormidos. Es parte de nuestra cultura. Todos en la familia mascan buai”, cuenta una consumidora para la BBC. Para este medio, una madre explica también que a sus hijos les permite mascar nuez de betel si lo desean, pero solamente con el estómago lleno para que no sientan mareos.

Pero este vicio temprano podría acabar con toda una generación, ya que la posibilidad de desarrollar un cáncer antes de los 30 es altísima y los medios para tratarlo muy escasos. De hecho, actualmente, Papúa Nueva Guinea tiene la tasa más alta de cáncer oral del mundo: 1 de cada 500 casos que se diagnostican en el mundo ocurre allí, y se tiene claro que muchos enfermos nunca son diagnosticados.En Port Moresby, la capital, la venta y el consumo de buai llevan 3 años y medio prohibidos. Es una medida tremendamente impopular; tanto, que la prohibición llegó a levantarse antes de las elecciones generales. De su aplicación se ha criticado la brutalidad policial que la ha reprimido y que se haya terminado con el medio de subsistencia de los productores que vendían la nuez en el mercado. A su implementación la acompañó una limpieza de la ciudad, que estaba manchada de salivajos rojos por doquier, algo bastante peligroso ya que el país tiene uno de los mayores porcentajes de tuberculosis del mundo.

 

 

No more articles