Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

La música desde tiempos inmemorables ha sido para el hombre un medio de comunicación espiritual, este la ha utilizado para conectarse con su espacio vital puesto que el sonido le ofrece a su psique un cúmulo de energía incalculable. Por ende Aristóteles fue uno de los primeros filósofos en argumentar la gran influencia que tiene la música sobre el estado anímico, surgiendo así innumerables mitos; por ejemplo la magia que otorga la melodía para la fertilidad de la mujer o la creación del mundo por el dios Thot por medio de sus susurros.

De igual forma los brujos, chamanes, médicos y ahora músico-terapeutas han utilizado el sonido para expulsar sentimientos invasivos que afectan al individuo, ayudándolo a su incorporación optima en el mundo.

Es así como la música encontró su lugar como semilla catártica ya que se descubrió que el sonido, el ritmo, la melodía, y la armonía, facilitan la comunicación, el aprendizaje y la expresión del sujeto, a su vez la danza agregaría elementos de movilización y estética que permitiría acrecentar y restablecer la salud mental y física del ser humano.

No se puede ignorar además que todo el compuesto sonoro ayuda a abrir canales de comunicación que colaboran en la restauración del encuentro consigo mismo y la estructuración del tejido social.  Por todo lo anterior se sabe por medio de la investigación científica que la musicoterapia ayuda en tratamientos para enfermedades como la depresión, la ansiedad y problemas de conducta, de igual forma contribuye a auxiliar enfermedades psiquiátricas como el alzhéimer, el Autismo, la demencia y el Parkinson por sus contribuciones al desarrollo de la memoria, el aprendizaje y la meditación.

En realidad Nietzsche no se equivocó al decir “Sin la música la vida sería un error”. Adéntrate al movimiento de la cultura electrónica y descubre lo que la música inteligente puede hacer por ti.

Fuentes:

http://www.lamusicoterapia.com/definiciones-de-musicoterapia/

http://www.saludterapia.com/glosario/d/71-musicoterapia.html

No more articles