Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

El periódico The New York Times publicó una nota donde se expone que la isla de Pascua ubicada en medio del océano pacifico a unos 3500 kilómetros de Chile está desapareciendo debido al cambio de los patrones climáticos. Ahora, Naciones Unidas ha lanzado una advertencia: muchos de los restos de esa civilización están en riesgo de desaparecer debido al aumento en los niveles del mar que han erosionado las costas de la isla.

Hace siglos colapsó la civilización de isla de Pascua, pero las estatuas que quedaron dejan claro lo poderosa que fue. Muchos de los moáis y prácticamente todos los ahus (las plataformas que en muchos casos fungen como tumbas) se erigen de forma anular por la isla. Algunos modelos climáticos prevén que los niveles del mar podrían aumentar hasta 1,5 metros para 2100, por lo que residentes y científicos temen que las tormentas y las olas se vuelvan una amenaza mucho mayor.

Posted by MedellinStyle.com Freedom on Thursday, March 15, 2018

Es una de las islas habitadas más remotas del planeta. 3500 kilómetros desde la costa de Chile para observar cómo el océano está erosionando los monumentos de la isla. Durante años, las crecidas de las olas han roto las plataformas que contienen restos antiguos. Dentro de esas tumbas hay lanzas de obsidiana, piezas incineradas de huesos y, a veces, partes de moáis, las imponentes estatuas que le han dado fama a la isla. Sin embargo, esta vez fue diferente, el sitio que estaba derrumbándose era donde estaban enterradas generaciones de sus propios ancestros. Los arqueólogos creen que los moáis representan a los ancestros de los isleños.

Muchas otras islas en el Pacífico y en sus márgenes se enfrentan a amenazas similares, desde la posible desaparición de las islas Marshall bajo el mar y el hundimiento de Yakarta, donde las avenidas usualmente se vuelven ríos cada vez que hay una tormenta. Es cada vez más probable que Kiribati, una república de atolones de coral al norte de Fiyi, sea inhabitable dentro de una generación. Sus residentes podrían convertirse en refugiados climáticos. Los arqueólogos temen que un mayor oleaje llegue a borrar las pistas para resolver uno de los principales misterios de la isla: ¿qué causó el colapso de la civilización que construyó las estatuas de piedra? Quizá hace unos mil años, los polinesios descubrieron la isla en medio del vasto mar. Crearon una civilización que construyó más de 1100 moáis, muchos de los cuales fueron levantados a kilómetros de las canteras con métodos que aún tienen cautivados a los científicos.Lo que no es tan misterioso es qué sucedió después: conforme creció la población, la isla pasó de ser boscosa a árida. Los europeos trajeron nuevas enfermedades. La cantera de Ranu Raraku terminó desierta, con decenas de moáis incompletos y abandonados. Para la década de 1870 la población no superaba las cien personas en comparación con unas miles en su mayor punto. Los arqueólogos debaten mucho si se debió principalmente a un agotamiento de recursos, enfermedad, guerra civil o quizá las ratas que llegaron con los polinesios y destruyeron los bosques. Las pistas posiblemente yacen en las plataformas funerarias que tienen algunos de los artefactos para datar y establecer una línea del tiempo.

Ahora las olas se han llevado prácticamente toda la arena y solo han dejado roca volcánica en su lugar. Los sitios de entierro resultaron dañados y no queda claro cuánto tiempo más resistirán al impacto del oleaje.

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
No more articles