Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

En la actualidad la comunidad científica avanza en la investigación y profundización del conocimiento acerca de las sustancias psicoactivas, la mayor parte se centra en enfocar la mirada en la prevención del consumo y en el daño que este ocasiona al individuo y luego a la sociedad; mientras que grupos privados en su mayoría en contra de estamentos gubernamentales centra su búsqueda a los beneficios psicológicos que algunas sustancias traen a los estados de conciencia del ser humano. A continuación les presentamos tres noticias de actualidad sobre el LSD, la Dimetiltriptamina y la Marihuana.

En primer lugar la revista “Psyciencia” expuso que un grupo de científicos desarrolló un estudio sobre el uso medicinal con LSD, argumentando que la droga ícono de los años 50s podría usarse para la prevención y el tratamiento contra la ansiedad y la depresión, de igual forma serviría como estímulo para promover la creatividad. La base epistemológica del estudio se centra en la actividad que la droga ocasiona en neurotransmisores y en el aumento que genera en la percepción.

Así mismo, un estudio publicado en la revista “Lancet” descubrió que el LSD es una de las drogas menos peligrosas por la concientización que tienen los consumidores al momento de ingerirla, además existe muy baja conexión entre la droga y las enfermedades mentales. Dentro de lo negativo de la sustancia se destaca los malos viajes y los flashback, que si se vuelve reiterativo podría llevar al consumidor a un “Trastorno Perceptivo Persistente por Alucinógeno” aunque son casos bastante extraños.

En segundo lugar, los periódicos locales en Europa, principalmente los de España, están poniendo en alerta a las autoridades por una droga que se está popularizando en algunos grupos juveniles “La droga de los dioses” o “escama de sapo” que por su compuesto químico sería la Dimetiltriptamina; esta sustancia activa algunos neurotransmisores orientados al placer, provocando alucinaciones, visiones y desmayos. Las formas más comunes de consumo son a través de líquidos, aspirada o fumada.

Por sus efectos, la Dimetiltriptamina es llevada a contextos donde se buscan niveles superiores de conciencia y se eleva el espíritu; practica realizada desde tiempos inmemorables con el peyote y la ayahuasca. Esta droga está catalogada dentro de las sustancias peligrosas pero a diferencias de otras similares su efecto dura poco tiempo.

Y por último con la marihuana los resultados científicos no son muy alentadores; investigaciones recientes sugieren que el consumo prolongado de Cannabis altera las estructuras relacionadas con la búsqueda de recompensa, interrumpiendo el funcionamiento normal de los circuitos cerebrales que concluirá en aumento progresivo de la dosis y luego deterioro en las funciones cognitivas.

Los estudios advierten que los daños no solo se centrarán a nivel individual sino también en los contextos sociales como la familia, el trabajo y el estudio a causa de la imperiosa necesidad del consumo, trayendo como conclusión el deterioro de la salud.

 

 

No more articles