Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Rick Strassman sugiere en su libro DMT: The Spirit Molecule, que el alma humana encarna en el cuerpo en la séptima semana después de concepción, según los investigadores el descubrimiento de la glándula pineal como fuente de DMT “refuerza la idea del rol de esta enigmática glándula en estados de conciencia inusuales”, ya que es al 49 día que ésta comienza a segregar.

Y si pensamos al revés, qué es lo último que deja de funcionar?
En dos estudios publicados en el sitio bioRxiv, expertos de la universidad de Washington descubrieron cómo de alguna forma estos genes se despiertan momentos antes de que se produzca la muerte.
Algunos de ellos tiene sentido que se activen, pues se encargan de estimular la inflamación, activar el sistema inmune y contrarrestar el estrés. Pero otros dejaron boquiabiertos a los investigadores, debido a que -hasta donde se conocía- sólo trabajan durante la etapa embrionaria para ayudar en el desarrollo del feto.

“Es asombroso que los genes del desarrollo se activen después de la muerte”, le dijo a la revista Science Peter Noble, jefe de la investigación.
Para Noble una explicación posible puede estar en que el estado de un cuerpo que acaba de morir tiene similitudes a los que están en etapa embrionaria.
Otro hallazgo que llamó la atención a los expertos fue observar cómo genes que promueven el desarrollo de varios tipos de cáncer se vuelven más activos en el momento de la muerte.

_90087297_genes_thinkstock2

Estudiar la muerte para entender la vida
Los trabajos de Noble, hechos en ratones y peces, se publican un par de años después de que científicos del departamento de medicina forense de la Universidad de Granada identificaron en cadáveres humanos un manojo de genes activos más de 12 horas después de la muerte.
Según la revista Science Alert, la investigación española sirvió de base para que el equipo estadounidense observara 36.811 genes de pez cebra y 37.368 genes de ratón, y descubrieron que el ARN mensajero de 548 genes del pez y 515 de ratones siguió regulándose hasta cuatro días después de sacrificado el animal.

No more articles