'); } else { _e(''); } ?>
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Li Wu, presidente de Shandong Pavenergy empresa que fabrica paneles solares cubiertos de plástico, está liderando un proyecto donde se forra una autopista con paneles solares. Esto podría tener un gran impacto en el sector de las energías renovables y también en la experiencia de conducir.El atractivo potencial de las carreteras solares, con paneles modificados que se instalan en lugar de asfalto, es evidente. Generar electricidad a través de las autopistas y las calles, en vez de hacerlo en campos y desiertos, podría ahorrar mucho. Además, debido a que las carreteras atraviesan y rodean las ciudades, la electricidad podría usarse casi al lado del lugar donde se genera. Prácticamente no se perdería energía al transportarla, como sucede con proyectos en lugares alejados y ese espacio para paneles es casi gratuito, porque de cualquier manera se necesitan las carreteras. Las autopistas deben repavimentarse cada cierto tiempo, lo cual conlleva un gran costo, así que la instalación de paneles solares duraderos podría reducir el costo de mantenimiento.

Las carreteras solares también podrían cambiar la experiencia de los conductores. Las bandas eléctricas que se calientan pueden derretir la nieve que cae sobre ellas. Los diodos que emiten luz y están incrustados en la superficie de la celda pueden servir para dar señalamientos iluminados que dirijan a los conductores hacia salidas o alertarlos sobre zonas en construcción y otros peligros de tránsito.El experimento es la señal más reciente del deseo de China de innovar y dominar el mercado cada vez más lucrativo y estratégicamente importante de las energías renovables. El país ya produce tres cuartos de los paneles solares que se venden a nivel internacional y su industria de manufactura de turbinas eólicas también está entre las más grandes del mundo. El principal rival de Pavenergy y Qilu es Colas, un gigante francés de la construcción de carreteras que ha desarrollado veinticinco autopistas y estacionamientos solares experimentales, la mayoría en Francia, pero también en Canadá, Japón y Estados Unidos. El más grande de los sitios solares de Colas es una carretera rural en Normandía inaugurada hace año y medio, que solo tiene la mitad de la superficie de la nueva autopista solar en Jinan.

Fuente: NYTimes

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles