Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Todo es superlativo en el currículum de Ray Kurzweil, entre cuyos inventos se encuentran el primer lector electrónico para ciegos, el sistema de reconocimiento de voz que dio origen a Siri y el primer escáner digital. Desde hace unos meses reside en este apartamento luminoso con vistas a la bahía de San Francisco y ejerce como ingeniero para Google por petición expresa de Larry Page. “Es la primera vez que trabajo para otra persona”, explica entre dientes. “Sólo lo hice porque me prometieron plena libertad”.

Sus palabras son una ventana a un futuro en el que se difuminarán las fronteras entre la vida y la muerte y nuestros cerebros serán más poderosos con la ayuda de un ordenador. Acerca del acceso económico, dice, Uno tenía que ser rico para tener un teléfono móvil hace 20 años. Pero aquellos teléfonos no funcionaban muy bien, eran carísimos y tenían el tamaño de una barra de pan. Los ricos tienen acceso a estas tecnologías cuando son imperfectas. En cuanto funcionan bien, bajan de precio y son prácticamente gratuitas. Ocurre constantemente con cualquier tecnología digital. Podemos adquirir casi cualquier dispositivo por la mitad de precio un año después de su lanzamiento.

No more articles