Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Desde hace una década algunos científicos han intentado cultivar en mamíferos, órganos humanos como corazones, ojos y páncreas por medio de la mezcla de células madre con embriones de estos animales, pero los resultados no habían sido tan fructíferos como en un nuevo experimento realizado por investigadores de España y Estados Unidos. La revista Cell publicó las conclusiones de este avance científico donde se muestra que fue creado el primer híbrido entre un humano y un cerdo en un laboratorio.

Quimera fue el nombre que recibió el hibrido en alusión al monstruo mitológico que tenía la cabeza de un león, el busto de una cabra y la cola de una serpiente, el fin sería cultivar en él órganos humanos para su uso en trasplantes. “La complejidad del proceso residió en que los ritmos a los que se desarrollan las células embrionarias de las dos especies son completamente diferentes. La gestación humana dura alrededor de 280 días, mientras que la de los cerdos es de 122. Se necesita introducir las células humanas justo en la etapa correcta para que puedan sobrevivir” expresa la revista PlayGround.El logro fue posible gracias a la combinación de técnicas con células madre y la edición genómica, se inyectaron células madre humanas en embriones de cerdo en una etapa temprana para luego trasferir el embrión híbrido a cerdas y proceder a la gestación. Quimera fue destruida antes de que naciera, solo vivió 28 días pues este era el tiempo que necesitaban los autores para comprender cómo se mezclan las células de ambas especies; el experimento ha demostrado que se pueden combinar células de dos especies alejadas y distintas y que, en el futuro, el animal podría llegar a nacer con órganos funcionales humanos. Mientras tanto, en un plazo más coto se espera usar esta técnica para testar fármacos en órganos desarrollados en cerdos.

El próximo reto es mejorar la eficiencia y guiar a las células humanas para que formen un órgano particular dentro de los cerdos, los científicos aclaran que no observó que Quimera tuviera rasgos humanos y que las células inyectadas se pueden manipular para que no contribuyan el desarrollo del cerebro, ya que el hecho de cruzar dos especies levanta asperezas éticas y morales.

No more articles