15
shares
Share on Facebook
Share on Twitter
+
What's This?

En el año de 1979 el joven Jadav Payeng fue impactado por el descubrimiento de decenas de reptiles muertos en el banco de arena del río Brahmaputra, en la India. El joven no se quedó callado ante lo ocurrido y fue ante las autoridades a informar sobre lo ocurrido, en respuesta obtuvo 20 semillas de bambú para que los plantara.

Después las autoridades forestales del distrito de Golaghat pusieron en marcha un plan para plantar 200 hectáreas de árboles en un área cercana. Molai fue uno de las personas que trabajó en el proyecto que fue completado cinco años después. Pero la labor de Jaday no quedó ahí, sino que decidió plantar un árbol cada día en el mismo lugar y 37 años después el resultado fue un bosque que ha sorprendido al mundo.

La labor de Payeng dio frutos y se convirtió en un enorme bosque casi dos veces mayor que el Parque Central de Manhattan (en Estados Unidos) que en realidad no debería crecer en un suelo tan arenoso. El bosque se llama Molai en un honor al apodo de Jadav. Ahora, el lugar es un lugar de sombra para los animales y la gente, pero además frenó la desaparición de la isla —que iba disminuyéndose debido al flujo del agua en la arena.

El lugar se convirtió en una verdadera reserva natural que alberga tigres, rinocerontes, elefantes, otros animales grandes y pequeños, y varias especies de pájaros. La increíble historia de Jadav Padeng le ha valido el reconocimiento de las autoridades indias e incluso en 2013 salió el documental “Forest Man” contando su vida.

Fuente: E-Consulta

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles