Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

De acuerdo con la agencia noticiosa rusa Tass, citada por Planetaria, el cosmonauta ruso Anton Shkaplerov tomó unas muestras del exterior de la estación espacial en la que permanecía y allí encontró bacterias.

Las muestras se tomaron en puntos por donde sale el combustible y en algunas superficies oscuras. En las muestras se encontraron bacterias que, dice el informe oficial, no estaban en el módulo de la Estación cuando se lanzó, es decir que llegaron de alguna otra parte.

Pudieron llegar del espacio exterior y adherirse a la superficie de la EEI. Estás bacterias ya fueron estudiadas y no representan peligro alguno.

El caso es intrigante, poco se conoce de qué tipo de bacterias son y los estudios deben continuar. En la atmósfera superior se han hallado microorganismos y se sabe que algunos pueden sobrevivir en el espacio, como unos tartígrados que fueron enviados en 2007 por 10 días. Si algunos pudieron salir al espacio, es asunto desconocido.

Puede tratarse de especies únicas de la atmósfera superior o llevadas por algo que partió de la superficie y aunque no es descabellado pensar que salieron de la Tierra, se debe esperar el resultado público de los análisis.

Fuente: El Colombiano

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
No more articles