Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+
El internet está mirándonos ahora. Si lo desean. Ellos pueden ver lo que visitas, haces, compras. En el futuro, la televisión nos va a observar y a personalizarse sola para conocer acerca de nosotros. Lo emocionante es que nos hará sentir que somos parte del medium. Pero lo más aterador es que perderemos nuestro derecho a la privacidad. La publicidad aparecerá en el aire alrededor de nosotros. Hablando directamente a nosotros. Steven Spielberg.

“The Internet is watching us now. If they want to. They can see what sites you visit. In the future, television will be watching us, and customizing itself to what it knows about us. The thrilling thing is, that will make us feel we’re part of the medium. The scary thing is, we’ll lose our right to privacy. An ad will appear in the air around us, talking directly to us.”—Director Steven Spielberg, Minority Report

Éste anuncio es de 2013 !!!

Se ha anunciado el desarrollo de unas estanterías alimentarias para los centros comerciales, capaces de analizar las pautas de comportamiento de los consumidores, para ello utilizarán la tecnología Kinect de Microsoft. El proyecto puesto en marcha por Mondelez International estará listo para el año 2015.

Mondelez International

Mondelez International es una multinacional dedicada al mundo de la confitería, los alimentos y las bebidas, posee algunas de las marcas más importantes de galletas y snacks a nivel mundial, como por ejemplo Chips Ahoy, Oreo, Tuc, Ritz, etc. Pues bien, en un intento por conocer mejor al consumidor ha anunciado el desarrollo de estanterías alimentarias con sensores para analizar a los consumidores, éstos determinarán la edad y el sexo de los usuarios utilizando la tecnología de reconocimiento facial.

Las estanterías estarán conectadas al controlador Kinect de Microsoft, un controlador que reconoce objetos, imágenes, gestos, comandos de voz y que actualmente podríamos encontrar en las consolas Xbox 360. Se van a utilizar determinadas características de este controlador para construir perfiles de usuarios que se almacenarán en una base de datos, con la finalidad de poder obtener información para desarrollar nuevos productos específicos a cada tipo de consumidor. Se utilizará la información de las caras analizadas pero no se almacenarán las imágenes obtenidas, parece evidente que ha empezado la carrera por realizar un análisis más profundo de los consumidores, con esta información se construirá el perfil de un cliente potencial en la compra de snacks, galletas o cualquier producto que comercialice la compañía.

Las estanterías alimentarias inteligentes guardan mucha relación con sistemas como NeoFace, un sistema de reconocimiento facial que trabaja con las cámaras de vídeo analizando cada cara para realizar un seguimiento de los movimientos de los consumidores. Esta tecnología está orientada a conocer mejor al consumidor y así incrementar el potencial de venta, es una tecnología que se podría decir que “desnuda” al consumidor, intentando conocer sus necesidades e inquietudes, nos acercamos a los sistema de reconocimiento que aparecían en la película Minority Report, aunque todavía no se ha llegado a ese nivel de reconocimiento y publicidad personalizada, pero tardará menos de lo que pensamos.

Parece que poco a poco las estrategias de los supermercados para vender más se quedan obsoletas, es necesario desarrollar nuevos sistemas capaces de satisfacer a los consumidores, pero para ello es necesario conocerlos mejor. NeoFace puede identificar a las personas por su edad, género y frecuencia con la que visitan un establecimiento, se podría crear una gran base de datos para conocer las preferencias de consumo particulares, pautas de comportamiento, como por ejemplo leer los carteles de ofertas o las etiquetas de los productos, pero es una tecnología que no ha hecho más que dar sus primeros pasos.

Las nuevas estanterías inteligentes de Mondelez International estarán preparadas y operativas para el año 2015 y se espera que con ellas se puedan canalizar los productos hacia los consumidores más adecuados, convencer a los indecisos para que realicen compras compulsivas o compras espontáneas, aquellas en las que los consumidores se dejan llevar por los impulsos, siendo actualmente responsables de un 60% de las ventas. Yendo más lejos, si estos sistemas fueran capaces de reconocer lo que se comenta durante la compra, se podría poner en marcha automáticamente un sistema de publicidad hablada que captara la atención de estos consumidores. Estos sistemas podrían ser adoptados por muchas empresas, por lo que el perfil de cada consumidor sería conocido al detalle y la respuesta sería someterlo a un bombardeo publicitario que captará su atención y lograra el principal objetivo, que compre los productos de una marca en cuestión.

Este sistema ayudaría al incremento de ventas, pero la información recabada también sería utilizada para la optimización de productos, para comprender el comportamiento de los consumidores, y si se almacenaran las fotografías tomadas para el reconocimiento facial, se podría realizar un seguimiento de las pautas de conducta del consumidor, frecuencia con la que visita un centro comercial, zonas por las que se mueve, secciones preferidas, posible tipo de dieta… es difícil creer que se borrarán las fotografías o vídeos obtenidos, sobre todo sabiendo toda la información que puede ofrecer a las empresas.

No more articles