Share on Facebook
Share on Twitter
+

Empresas privadas con el apoyo económico del gobierno Holandés desarrollan una planta de energía solar flotante que tiene por finalidad satisfacer hasta el 75% de la demanda del país y generar hasta un 15% más de electricidad limpia que las plantas similares situadas en tierra.

La idea surgió de la universidad de Utrecht y pretende utilizar el espacio del mar abierto puesto que en el territorio holandés escasean los campos accesibles. La plataforma está situada a 15 kilómetros de la costa en el Mar del Norte y ahora el gran reto es hacer que la plataforma soporte las inclemencias del tiempo y el agua salada. Los paneles fotovoltaicos utilizados serán como los de tierra.

No more articles