Share on Facebook
Share on Twitter
+

 “los adolescentes canadienses tienen acceso más fácil a la marihuana que al alcohol. Con una oferta de cannabis regulada de forma segura, los riesgos sanitarios en la preparación del producto se reducen”

El Espectador informó que este jueves, los ojos del mundo se posarán sobre Canadá cuando Justin Trudeau cumpla una de sus principales (y más polémicas) promesas electorales: legalizar la marihuana recreativa en todo el país. Una apuesta que, dicen los canadienses, tendrá enormes consecuencias. Una vez el Senado vote la Ley C-45, propuesta por Trudeau, será cuestión de días para que Canadá pase de la prohibición a ser uno de los mercados de cannabis más abiertos y, quizás, más lucrativos del mundo.Desde hace varios años los canadienses tienen acceso al cannabis terapéutico, mediante un sistema de salud que se convirtió en referencia mundial. Sin embargo, todavía existen leyes muy estrictas. De hecho, acceder a la hierba medicinal tiene varios requisitos: los pacientes deben estar registrados, contar con una receta médica y conseguir la droga por correo comprándosela a un productor autorizado por el Gobierno.

¿En qué consiste la nueva ley y por qué es señalada como una de las más avanzadas? Propone reducir las penas para adultos por posesión de menos de 30 gramos de cannabis y establece la edad mínima para el acceso a la hierba en 18 años (estaba en 21 y en algunas provincias en 25). La venta y la regulación serán manejadas por el Gobierno a través de dispensarios con licencia estatal similar a la forma en que se vende el alcohol. “Independientemente de las diferencias regionales (podrán modificar la edad mínima), se tendrán que cumplir estrictas normativas en cuanto a espacios y localizaciones, publicidad y empaquetado de los productos.

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles