El país del sur de Asia ubicado en la cordillera del Himalaya llamado El Reino de Bután (uno de los países más pequeños y con menos población del planeta) se convirtió en el primer país del mundo y el único hasta ahora en ser carbono neutro, es decir que remueve más carbono de la atmósfera que el que produce. Esto ha convertido a Bután en un sumidero de carbono: emite cerca de 1.5 millones de toneladas de carbono al año, pero sus bosques absorben más de 6 millones de toneladas.

En Bután hay cuatro pilares: Desarrollo sostenible, protección ambiental, preservación cultural y buena gobernanza.

Este país tiene el récord mundial de más árboles plantados por hora y entre las políticas verdes figura una ley de que el 60 % del territorio debe ser mantenido como bosque protegido; hoy el país posee un 72 % de área verde y está prohibida la exportación de madera, manteniendo un turismo de bajo impacto, con tarifas de desarrollo sostenible a los visitantes.Bután apunta hoy a tener cero emisiones de gases invernaderos y cero desperdicios en 2030, así como al 100 % de producción de alimentos orgánicos a 2020. En el país tampoco prima el uso del vehículo particular, pero todos serán eléctricos gracias a un convenio con la Nissan para proveer cientos de autos eléctricos en un comienzo, miles luego. Fuera de esto, aumenta el uso de energías renovables para depender menos de la hidroelectricidad, desarrollando proyectos de energía eólica, solar y biogás.

No more articles
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!