Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Diversos estudios han demostrado que el MDMA o éxtasis consumido en grandes cantidades luego de ofrecer efectos gratificantes, trae consigo diversas afecciones al consumidor como por ejemplo confusión, paranoia, depresión, ansiedad, trastornos del sueño, tensión muscular y nauseas, incluso meses después de la última ingesta. De igual forma las sobredosis de MDMA en el cuerpo humano traen consecuencias a largo plazo como problemas en la memoria, dificultades comportamentales, emocionales y fallas cardiacas y/o renales, pero ¿Qué tan frecuente es esto y qué relación tiene con el abuso de la sustancia?

Lee también: http://medellinstyle.com/el-extasis-no-produce-danos-en-el-cerebro.htm

Como pasa con cualquier droga estimulante el éxtasis crea tolerancia en quien frecuentemente la usa, por lo que se requieren mayores dosis para obtener un efecto apremiante. Lo anterior ha motivado a diversos centros de investigación para discriminar que tan frecuente es el exceso en el consumo de la sustancia, encontrando que el éxtasis cumple con varios de los criterios de dependencia como lo son la abstinencia por falta de la droga y la tolerancia del consumidor a medida que incrementa su uso, determinando que parte de los usuarios del MDMA cumplen con criterios diagnósticos para el abuso de drogas y genera en ellos síndrome de abstinencia.

De igual forma algunos científicos han concluido en sus estudios que la Metilendioximetanfetamina causa en el cerebro la misma activación que otras sustancias como la cocaína, otorgándole las características propias de las drogas adictivas. Lo recién mencionado está ligado a que su abuso y exceso cause daños en la regulación de la serotonina y con ello repercutiría en el funcionamiento de la memoria visual y auditiva, la regulación del estado de ánimo y el control de los impulsos.

 

No more articles