Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

La revista semana sostenible resaltó un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), donde se alerta a la comunidad que “la pesca ilegal, la sobreexplotación, los efectos del implacable cambio climático y la falta de voluntad política para priorizar la conservación completan un cóctel explosivo para los mares”, afectando de manera determinante el deterioro de los océanos y con ello la alimentación global.El cambio climático es de los factores que más está influyendo por el incremento de la temperatura de los mares, arremetiendo contra los arrecifes de coral que en la actualidad deja al 50% impactado y se pronostica que si no hay un cambio radical, en los próximos 30 años estos habrán desaparecido. De igual forma la sobrepesca y la contaminación por sustancias químicas, plásticos y cada uno de esos elementos que le vertemos están destruyendo a las especies y la calidad del agua.

Por ende los peces están siendo contaminados y cuando llegan a la mesa del consumidor ya vienen afectados por componentes químicos, además si consideramos que el 60% de la humanidad come pescado, preservar los océanos es la única forma de asegurar la dieta alimentaria global, advierte la presidenta del WWF, Yolanda Kakabadse.La amenaza de la seguridad alimentaria del ser humano no sería un tema de importancia del próximo Congreso Mundial sobre Áreas Marinas Protegidas Impac4, sino de los entes gubernamentales y sobretodo de cada uno de los ciudadanos. La ruta propuesta es proteger al menos el 30% de los mares y para esto hay que congregar a los expertos en temas marinos que ayuden a acordar acciones mucho más fuertes que las planteadas actualmente.

Kakabadse  advierte que “No sirve de nada que declaremos áreas marinas si nuestros ríos siguen llevando contaminantes al océano. No sirve de nada protegerlas si no ponemos regulaciones al sector pesquero. No sirve de nada declararlas sin la gente, las comunidades”.Está demostrado que la planificación estratégica trae consigo cambios a favor del planeta tierra, por ejemplo en el triángulo de coral en Asia en el Pacífico del este y en las Galápagos (archipiélago de Ecuador), se ha logrado recuperar el equilibrio de algunas especies pero aún muchas siguen bajo amenaza de extinción.

 

No more articles