Share on Facebook
Share on Twitter
+

Habitantes del suroeste del estado de Florida, Estados Unidos, están consternados por la cantidad de tortugas muertas que están apareciendo en las playas, particularmente en las localidades de Fort Myers y Sarasota, condado de Collier, al igual que en las islas Captiva y Sanibel. Más de 300 cadáveres de tortugas marinas se han contado en las playas en las últimas semanas, lo que suscitó la alerta de organizaciones dedicadas a defender el ambiente y la vida marina. El principal señalado por los científicos es el alga roja, que actualmente está en temporada, lo que representa un riesgo para distintas especies por sus toxinas; sin embargo la Fundación de Conservación Sanibel-Captiva dejó claro que, si bien se trata de un fenómeno natural, nunca antes se había dado de forma tan recurrente e intensa. En sus cifras recabadas de las dos islas, se hallaron 50 tortugas muertas solo en el último mes, lo que supera de largo el promedio anual (entre 30 y 35).

Según científicos, lo alarmante es que si bien es natural ver tortugas muertas en temporada de alga roja, altamente tóxica, nunca antes se había dado tal mortalidad en tan poco tiempo.

En un comunicado, el director de la Campaña Océanos de Greenpeace, John Hocevar afirmó que “si bien los brotes de algas tóxicas como este ocurren naturalmente, han aumentado en frecuencia e intensidad durante los últimos años. Mientras las causas de este incremento aún son debatidas, los factores probables son una combinación de una elevada temperatura del agua por el cambio climático y una excesiva carga de nutrientes en el mar por la polución generada en los cultivos de caña (del sur de EE. UU), las minas de fosfatos y otras fuentes”.“La mayoría de ellas estaba en edad adulta, sabiendo que solo una entre 1.000 tortugas marinas logra llegar a la madurez. Por ende, es un golpe tremendo. Toma entre 25 y 30 años para que lleguen a esa edad, por lo que esto tendrá un impacto significativo en contra de la recuperación de esta especie”, afirmó Kelly Sloan, investigadora de dicha fundación.

Juan Guillermo Páramo, director de la ONG AnimaNaturalis, consideró que “es innegable que el entorno marino está cada vez más contaminado. Los animales mueren no solo por fenómenos más extremos, sino por derrames de substancias tóxicas y por residuos sólidos. La suma de todos los tipos de contaminación, que incluyen a los ríos que desembocan en el mar, hacen estos desequilibrios más frecuentes. Eso sumado al cambio climático, que también se debe a nuestro daño”.

Fuente: El Colombiano

Share on Facebook
Share on Twitter
+
No more articles