Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+
El cierre del parque que comenzó hace dos semanas para limpieza y mantenimiento hizo que aparecieran especies nativas como ñeques, zaínos, felinos y reptiles que caminan libremente por el área protegida.

Las huellas de un jaguar y de un caimán aguja evidencian que el ecosistema del Parque Tayrona tiene hoy un alto grado de conservación. Así lo concluye la Unidad de Parques, tras evaluar los primeros 14 días de haberse cerrado esa reserva para emprender en sus 15 mil hectáreas un proceso de limpieza y mantenimiento.

Otros animales, como zainos y ñeques, se les han visto caminar libremente por el bosque, aprovechando el silencio y la soledad del mismo. “No cabe duda que el descanso del área protegida se refleja positivamente en la fauna silvestre”, aseveró Jhon Jairo Restrepo, director del parque.

El funcionario precisó que el jaguar, con su cría, habría hecho un recorrido por Cabo San Juan y playa Boca del Sapo, buscando fuentes hídricas. Por las huellas encontradas – añadió – “regresó por la cuenca hasta la parte alta del Tayrona”.

A su turno el caimán aguja – de buen tamaño, según Restrepo –  merodeó por la playa de Arrecifes. “Esta especie en los últimos tiempos ha aumentado su reproducción”, agregó el funcionario.

Otras acciones.  Durante los 14 días que lleva cerrado el Parque Tayrona, se han llevado a cabo tareas que van desde salidas de campo para la recolección de información, hasta jornadas de limpieza y señalización.

También se ha analizado el efecto de la arriería en la dinámica de espacio temporal de  una comunidad de escarabajos,  que son atraídos por el estiércol de los caballos. Igualmente  se estudia la biología y ecología reproductiva de una especie endémica de anfibios y con la Universidad del Magdalena se ejecuta un trabajo de campo de la con el objeto de conocer y establecer la estructura de macroinvertebrados acuáticos en las fuentes hídricas de Mason, Santa Rosa, Boquita, San Lucas.

Se plantean también acciones de manejo para mitigar los posibles efectos del cambio climático y la presión que ejerza sobre las quebradas del área protegida.

Durante estas dos semanas de cierre se han instalado en el Tayrona cámaras trampa, con el objetivo de evaluar la abundancia relativa y distribución de los pequeños y medianos mamíferos presentes.

Se instaló una estación metereológica  en el sector de Cañaveral para conocer las variabilidades climáticas y como estas influyen en la dinámica del recurso hídrico.

Prestadores de servicios.  Cumpliendo con el compromiso adquirido con las siete asociaciones que  prestan servicios en la parte interna del Parque Tayrona, los afiliados trabajan en la labor de limpieza, aseo y mantenimiento de caminos y senderos.

Igualmente ejecutan tareas de arreglo de vallas, recolección de residuos sólidos y señalización de las zonas de acceso al área protegida.

Con las asociaciones fue suscrito un acuerdo de garantía del mínimo vital para no afectar la canasta familiar de sus miembros.

Esto quiere decir que durante el tiempo de cierre, los prestadores de servicios (vendedores de agua, mecatos, souvenires y otros) ganarán un salario mínimo por la labor desempeñada en acciones de limpieza, mantenimiento y señalización.

La limpieza espiritual

A partir de mañana 15 de noviembre y hasta el 30 del mismo mes los indígenas proceden a la limpieza espiritual del Parque Tayrona.

Son 50 autoridades espirituales de las cuatro etnias (Kogui, Arhuaco, Wiwa y Kankuamo) las que se darán cita en el Parque tayrona para hacer pagamentos y en puntos estratégicos realizar los ritos de rigor.

Según el cabildo gobernador Kogui – Malayo, José de los Santos Sauna, lo que se pretende hacer es “un acuerdo con la naturaleza”.

“El Tayrona necesita de un descanso, de un respiro  y merece respeto”, comentó el líder indígena.
Sostuvo que para ellos lo ideal sería que el parque permaneciera cerrado toda la vida.

027_003

No more articles