Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Hoy queremos dar a conocer algunas de las enfermedades que pueden sufrir las antenas receptoras que captan las más compuestas melodías, nuestros oídos. En un principio haremos un breve repaso genérico de las patologías que pueden afectar esta parte del cuerpo, para concluir con las dificultades a las que estamos expuestos los amantes del mundo rave.

Es necesario decir que nuestro oído puede enfermarse en cualquiera de sus tres partes, puesto que este se compone por el oído interno, medio y externo, todos segmentos relevantes a la hora de hablar sobre una escucha perfecta. Así mismo las patologías pueden ser congénitas o adquiridas, ya lo veremos a continuación.

En primer lugar una enfermedad congénita es la que surge a partir del desarrollo del feto, es decir que se nace con ella; estas podrían ser deformaciones que afectan cualquiera de las partes del oído y pueden ser leves, moderadas o graves. En segundo lugar encontramos las enfermedades adquiridas, donde se encuentras las que son de nuestro interés; sin entrar en detalle algunas de estas patologías son causadas por infecciones y hongos que afectan alguna zona sensible del oído, también pueden ser producto de otras enfermedades como la diabetes, el cáncer, la otitis, el cerumen, los tumores, entre otras y llegamos al fin a los traumatismos por un accidente externo como un golpe, quemaduras, explosiones, líquidos o por nuestro amado sonido.

Ojo, no todo sonido es dañino para el oído, las nuevas tecnologías como el Line Array lo que busca es la calidad del sonido para evitar cantidades excesivas que desgasten el compuesto auditivo, pero los sonidos industriales y las frecuencias excesivas pueden causar “Tinnitus”, esos ruidos o zumbidos que escuchamos cuando no hay una fuente sonora externa. Esto es normal esporádicamente y de una forma leve aunque si se aumenta en periodicidad y frecuencia es el síntoma de alguna enfermedad o el desgaste del oído que finalizará en la perdida de la calidad auditiva.

Recuerda que nuestro oído tolerar en promedio unos 120 dB, por ende te damos las siguientes ravecomendaciones:

  • Utiliza tapones si te vas a exponer a altas frecuencias de sonidos y en largas duraciones.
  • No te acerques completamente a la fuente del sonido
  • Evita el exceso de audífonos y teléfonos
  • Evita el tabaco y la cafeína, pues estos taponan y deterioran el conducto auditivo exigiendo subir la frecuencia

http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-logo/trastornos_del_oido_y_del_sistema_auditivo.pdf

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003043.htm

 

No more articles