Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

Su nombre en inglés es “coywolf”, y podría traducirse como “loboyote”.

Para el doctor Roland Kays, de la Universidad de Carolina del Norte, se trata de una “increíble historia de evolución contemporánea que está ocurriendo justo bajo nuestra nariz”.

Pero lo más sorprendente para el académico, no es la mezcla entre diferentes ramas de la familia canina, sino su rápida multiplicación: los especímenes de lobo coyote ya se cuentan por millones sólo en los Estados Unidos.

Las características etológicas del lobo coyote, o coyote del este, son sorprendentes: posee un gran nivel de inteligencia -hasta “mira a ambos lados al cruzar la calle”-, le dobla el tamaño y el peso a un coyote normal, puede cazar venados, desenvolverse en areas rurales y urbanas, y además podría ser domesticado.

Según una investigación del biólogo Javier Monzón, el lobo coyote, además de tener características de perro, también las tiene de lobo gris del oeste, lo que lo haría un híbrido de “cuatro en uno”.

Su origen se ubica en la destrucción de los bosques en que solían vivir los lobos, hecho que provocó que se desplazasen del territorio que tradicionalmente ocupaban. Ante la escasez de parejas en las nuevas áreas, optaron por reproducirse con perros domésticos y coyotes.

El híbrido se detectó en los años 30 y 40 en los Estados Unidos y de ahí también se ha expandido a Canadá. Aunque los científicos creen que el proceso de “mezcla” comenzó hace aproximadamente un siglo.

Y aunque lo híbridos no suelen tener éxito en la naturaleza salvaje, esta mezcla sí ha logrado sobrevivir, expandirse e incluso colonizar una región en la que establecerse.

Es la la variedad de rasgos hace que este animal se adapte a otro tipo de dieta. No dudan en aproximarse a zonas urbanas, donde se alimentan indistintamente de restos de comida y de todo aquello que encuentran en los huertos, como calabazas o sandías.

Lo preocupante para las personas que viven cerca de ellos es que las mascotas están igualmente entre sus objetivos. Apresan ardillas en los parques y no hacen ascos a los gatos, que llegan a devorar hasta los huesos.

No more articles