Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

“Se ha dado por hecho que experimentar tristeza luego de escuchar cierto tipo de música se debe a la asociación que establecemos de forma inmediata con nuestras memorias, o bien a la similitud entre el contenido lírico y nuestra situación actual. Sin embargo, este sesgo excluye la posibilidad de sentir tristeza o verse emocionalmente afectado al escuchar música desconocida, ritmos o instrumentos con los que no estamos familiarizados, algo que curiosamente sí ocurre”.

La anterior proposición ha servido de iniciativa para que los investigadores de las facultades de música del Reino Unido Tuomas Eerola, Jonna K. Vuokoski y Hannu Kautianein realicen un estudio sobre los efectos que produce en nuestro estado anímico la música con la que no estamos familiarizados. Allí encontraron que los factores externos como la letra (de la música), las memorias o la familiaridad no son cruciales para el disfrute de la música triste, sino que somos capaces de experimentar conmoción indistintamente de si conocemos o no una pieza musical.Otro punto que determinó el análisis de la investigación fue que el proceso de experimentar tristeza a raíz de la música es, en realidad, más complejo de lo pensado, ya que no existe una sola dimensión de tristeza sino las siguientes tres.

  1 La tristeza relajante se caracteriza por una sensación de paz y valencia positiva.

  2 La tristeza nerviosa se relaciona con la ansiedad, el temor y una valencia negativa.

  3 La tristeza conmovedora consiste en una experiencia intensa que envuelve a las personas en una sensación general de estar conmovidas, emocionadas o afectadas.

Los hallazgos condujeron a afirmar que la música remite casi siempre al tercer tipo de tristeza, la conmovedora, la cual no implica un estado emocional negativo como la nerviosa, sino que se relaciona con un rasgo de empatía y una sensibilidad hacia el contagio emocional. La empatía resulta ser una capacidad fundamental en el ser humano pues le permite conocer y sentir lo que el otro interpreta, por lo que facilita la interacción social.

Muchas personas manifiestan sentirse más tristes o melancólicas luego de escuchar cierto tipo de música, por lo general, melodías de compás lento. De hecho, lo que podría parecer una técnica de autoflagelación psicológica es el recurso idóneo que algunos emplean para desahogarse en momentos difíciles. Convirtiendo a la música en un agente propicio para la catarsis

Fuente: https://www.psyciencia.com/2016/22/musica-tristeza-y-empatia-cuando-el-dolor-y-el-placer-vienen-juntos/

 

No more articles