Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

IMG_2611

Si puedes confiar en la gente con la que viajas, te sentirás cómodo con ellos durante la fiesta y puedes emplear el tiempo “productivamente”, en lugar de dar vueltas a la idea de que todos albergan motivos ocultos. La capacidad de confiar en el juicio del guía es por ello especialmente importante.

Cuestiones de género:

Viajar en compañía de miembros del sexo apropiado es divertido, pero también acarrea el problema de las tensiones sexuales. Los sentimientos podrían aflorar a la superficie durante el viaje, pero también puede ocurrir que uno malinterprete las señales externas, y uno puede terminar haciendo algo de lo que luego se avergonzará. Merece atención el hecho de que la gente que mantiene una relación conflictiva (acaban de romper, se pelean todo el tiempo, etc.) no debería viajar junta; si lo hicieran, la experiencia se verá afectada por estos aspectos negativos.

El meollo de la cuestión es, de nuevo, la confianza. Si todos los miembros del grupo están decididos a confiar en los demás, no debería haber ningún problema. Resulta útil la discusión previa de todos los asuntos que se puedan plantear y vienen bien los ejercicios de meditación.

Uno de nuestros equipos de psiconautas tuvo problemas de este tipo; durante varios meses vivieron en un ambiente altamente incómodo de desconfianza y paranoia entre tres de los miembros del grupo. Con el tiempo, la situación acabó haciéndose intolerable, se afrontó directamente y mediante la discusión sincera el problema se resolvió antes de estallar en nuestras narices.

La moraleja es: no dejes que esto pase en tu grupo. La discusión sin tapujos de estos asuntos puede atentar contra las buenas maneras y resultar embarazosa, pero es mucho mejor que estar constantemente en medio de un ambiente envenenado.

Toma de decisiones

Los conflictos de intereses pueden presentarse cuando la gente se enfiesta en grupos grandes. Unas cuantas recomendaciones:

Hay que preguntar siempre si todos los presentes están de acuerdo con cambiar de lugar, irse más temprano, ir a comprar algo, etc.
Cada miembro del grupo debería tener un derecho de veto absoluto, es decir, si todos quieren hacer determinada cosa pero una persona no quiere, el grupo cederá.
El guía tiene la última palabra sobre cualquier disputa.

 

 

No more articles