Eres Fan?
Share on Facebook
Share on Twitter
+

 

La materia obscura, esa misteriosa sustancia que se estima, comprende el 25% del universo, no brilla, no absorbe ni refleja luz, lo que la ha hecho largamente indetectable a no ser por la gravedad. “Esta imagen nos lleva más allá de las predicciones hacia algo que podemos ver y medir”, han indicado los autores en declaraciones que recoge Phys.org.

Como parte del trabajo, Mike Hudson y Seth Epps usaron una técnica llamada “weak gravitational lensing” (lente gravitacional débil), un efecto que hace que las imágenes de galaxias distantes se deformen ligeramente bajo la influencia de una masa invisible como un planeta, un agujero negro, o en este caso, la materia oscura. El efecto fue medido en imágenes desde una observación multianual del cielo en el Telescopio Canadá-Francia-Hawaii.

Así, combinaron imágenes de lente de más de 23.000 pares de galaxias a 4.500 millones de años luz de distancia para crear una imagen compuesta o un mapa que muestra la presencia de materia oscura entre las dos galaxias. Los resultados muestran que el puente de filamento de materia oscura es más fuerte entre sistemas a menos de 40 millones de años luz separados.

La técnica, explican los astrónomos, no solo permite ver la existencia de los filamentos de materia oscura, sino también en qué medida estos filamentos enlazan a las galaxias.

El trabajo ha sido publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

La imagen compuesta, que combina un número de imágenes individuales, confirma las predicciones de que las galaxias a lo largo del universo están atadas juntas a través de una red cósmica conectada por materia oscura —hasta ahora— imposible de observar.

Al igual que la materia oscura, los agujeros negros son objetos misteriosos del espacio de los que cada cierto tiempo se conoce nuevos detalles: hace poco un grupo de científicos europeos reveló que las estrellas se forman dentro de los flujos de material expulsados de los agujeros negros supermasivos.

No more articles