Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+


Microsoft lanzó hace unos días la versión preliminar para consumidores de Windows 8, su nuevo sistema operativo. El gigante de software se sube así al tren de la era post-PC, ofreciendo una plataforma basada en apps como ya lo hacen Apple con OS X y Ubuntu con Unity. Pero el que la empresa que controla al menos el 70% del mercado de sistemas operativos dé un giro de 180 grados en su principal programa, nos permite echarle un vistazo al futuro. Y tras una semana de probar Windows 8 aquí les va mi veredicto, acompañado de imágenes.

Instalación

Aquellos con Windows 7 pueden bajar e instalar la versión preliminar, pero sean advertidos de que no hay marcha atrás. Una vez instalado, para regresar a Windows 7 hay que reinstalar el sistema
Lo primero que salta a la vista es que esta no es una versión de Windows, es un nuevo Windows.

Inicio

Lo que más llama la atención es la nueva pantalla de Inicio. Hay que olvidarse de lo que se sabe del sistema y de bajo que lógica funciona pues el mundo de las ventanas ha cambiado radicalmente para convertirse en un mundo de mosaicos vivos. La interfaz conocida como Metro es la misma que existe en los teléfonos Windows Phone así que para sus usuarios será fácil adaptarse, no así para el resto de los mortales

Por supuesto Microsoft aprovecha para tirar ahí Internet Explorer, Xbox Live, mapas de Bing y Sky Drive, entre otros de sus servicios.
Basta con hacer un clic y seleccionar “Desprender de la pantalla de Inicio” para que su lugar quede vacante y pueda ser reemplazado

Los mosaicos vivos

Las apps de la pantalla de inicio están vivas y funcionan como los “widgets” de los teléfonos Android, de Google. Es decir, se conectan a internet y muestran información en tiempo real como el clima, qué correos electrónicos hemos recibido, nuevas fotos de contactos, y citas en el calendario. Microsoft intentará -a juzgar por esta versión de prueba- que la gente utilice cuentas registradas con ellos en línea -tal cual hace Google con Android, Apple con iOS- para usar el sistema
Uno puede tener una cuenta local -instalada sólo en la máquina- y hacer que funcione perfectamente. Las apps de correo, calendario y contactos, por ejemplo, pueden vincularse a una cuenta de Google o Yahoo, Algunas apps, sin embargo, no funcionarán sin una cuenta de Microsoft ,Se puede vivir sin ellas si no quieren registrarse

¿Dónde están mis programas?
El primer ataque de pánico ocurre cuando uno no sabe cómo demonios acceder a los programas instalados en la computadora más allá de las apps iniciales. Quienes son usuarios avanzados harán clic con el botón derecho del mouse y descubrirán lo listos que son . Eso sí, en la era Windows 8 uno se mueve -y mucho- en forma horizontal. Los usuarios expertos se reirán de los que hicieron clic con el botón derecho del mouse. Ellos simplemente comenzarán a escribir el nombre del programa “Skype”, por ejemplo, y verán como aparece mágicamente en un resultado de búsqueda sin necesidad de mouse ni teclado. Basta con pasar el mouse por la esquina inferior derecha para que un mágico menú se abra.

Las apps

Igual que sus amigos Apple y Google, Microsoft introduce en el nuevo Windows una tienda de aplicaciones llamada… “tienda”. Ahí., se pueden instalar o desintalar apps creadas por Microsoft u otras empresas, igual que se hace en un teléfono inteligente o tableta.

Por el momento son “versiones preliminares”, por lo que es de esperar que aún tengan una que otra falla y que la oferta no sea muy grande. Pero el concepto está ahí y es claro que será parte fundamental de la experiencia de Windows 8.

Y el resto de los programas que no son apps funcionan igual que en otras versiones de Windows, aunque todas se e ncuentran enlistadas bajo el menú “Apps”.

En resumen
El nuevo sistema operativo representa un cambio fundamental en la vida de Windows y una clara apuesta por dejar atrás la PC. Esa es una intención muy fuerte, viniendo de la empresa que domina el mercado de las computadoras de escritorio y que ve como Apple con las tablets y Google con los teléfonos ineteligentes, están dominando dichos mercados.


Pero el cambio es radical y será difícil para una buena parte de los consumidores acostumbrarse a él. Microsoft deberá poner mucho cuidado en enseñarles claramente cómo usar la nueva plataforma.

Sin embargo, la mira de Windows 8 está en el mercado empresarial que ahora domina, pero que se ha entusiasmado con el uso del iPad de Apple. Microsoft espera convencerlos de que el nuevo Windows será la perfecta opción para sincronizar sus programas e información entre sus escritorios y sus dispostivios portátiles.

La empresa podría lanzar la versión final de Windows 8 en octubre de este año. La pregunta es ¿llega demasiado tarde al mercado móvil?

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
No more articles