Tras cinco años de planeación y una inversión de US$ 20 millones, esta iniciativa empezará a funcionar con una tarea concreta: Una gran barrera flotante de 600 metros en el océano Pacífico que tendrá como objetivo recolectar cinco toneladas de basura cada mes. Su tarea es acabar con el llamado “continente de plástico”.

Lee también: Isla basura

Se trata de un “tubo” de 600 metros en forma de U que se encuentra en la costa de San Francisco y que, poco a poco, irá desplazándose con ayuda de las olas y el viento. La idea es que a su paso recoja desechos plásticos mayores a un 1 centímetro de diámetro y redes de pesca que han abandonado en el mar. El artefacto está equipado con tecnología que impedirá que barcos lo choquen.Además de capturar la basura, tiene un objetivo principal: empezar a agrietar el llamado “continente de plástico”, una isla enorme de desechos donde, gracias a las corrientes circulares, se ha concentrado en un mismo sitio una gran cantidad de plástico. El plan es que cada cinco años se reduzca a la mitad la contaminación de esa zona. En 2040 la “isla” debe haber desaparecido.Ya han probado 273 modelos y seis prototipos diferentes que demuestran que el proyecto puede funcionar. En su interior Wilson (como es llamado el dispositivo), no tiene ni motores ni máquinas. Recolectará la basura de manera “pasiva”. Cada seis semanas un barco viajará hacia donde esté ubicado el artefacto para recoger lo que haya recopilado y llevarlo luego a tierra firme. Una vez esté allí, el plástico será procesado.

Fuente: El Espectador

No more articles
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!