Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+

FPMJ_ED13_100804__javiergaviria_clasificatorioelectronica_jurados (1)¨Madonna solo fue un espejismo. Por un par de noches nuestra ciudad soñó con ser parte del circuito mundial de conciertos. Pasadas esas 48, de regreso a la cruda realidad. Una realidad que pone a temblar empresarios. Medellín se posicionó como plaza peligrosa en la mente de estos arriesgados y tercos inversores y programadores culturales; kamikazes que ponen en peligro patrimonios propios y ajenos. Lo que funciona y agota localidades en Bogotá, no es garantía de éxito en la capital de los montañeros. Músicos solistas, bandas de los más encontrados géneros. Figuras consagradas pasan con más pena que gloria por auditorios y teatros semivacíos. Nos volvimos mala plaza, y las razones son múltiples. Que somos amarrados, que cuidamos el peso, que preferimos gastarnos la plata en morcilla. Que estamos ahorrando para la siguiente despedida de Vicente Fernández. Que se ha venido simplificando la cultura musical. Que son prohibitivos los impuestos a los espectáculos. Que las docenas de trámites y exigencias para montar un show parecen diseñadas para desanimar hasta al más persistente, estoico y paciente. Pero también es cierto que perdimos el respeto por el arte sonoro. O no sabemos, o no comprendemos la dificultad que implica ejecutar un instrumento, componer una o 200 canciones. Ignoramos lo que significa el virtuosismo. Desconocemos trayectorias. Pasamos por alto premios, distinciones. Perdimos la capacidad de asombro, de sensibilizarnos frente a una de las más bellas expresiones del intelecto humano. La culpa es nuestra. Pero también debemos señalar a un medio repleto de conciertos gratis con fines nobles o a veces cuestionables (o entrada con 100 tapas de alguna cerveza); de invitaciones a los músicos a tocar gratis “para que los conozcan” (¡un bar local ofrecía cuatro bandas y una cerveza por 7 mil pesos…); de rifas de boletas que muchas veces son revendidas por ganadores profesionales de premios. Todo lo expuesto, y otras razones que deben rondar en la cabeza de quienes pierden plata como empresarios o en la cabeza de músicos locales, quienes buscan una dignificación de la profesión, también terminaron por crear una idea distorsionada (o ninguna idea) de lo que en realidad vale el talento.¨

Fuente:

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/T/todo_gratis/todo_gratis.asp?

Comentario:

-Opinamos que ahora hay más gente que antes, entonces hay mucho más caos y gente queriendo hacer propuestas, ese mainstream ha segmentado exponencialmente el mercado de los eventos. Sobretodo del 2005 al 2011 Medellín tuvo un crecimiento alto en todo tipo de proyectos de alto impacto social y cultural, eso hará que a la vez los públicos segmentados vuelvan a acomodarse entre las nuevas y viejas generaciones.

– El Talento esta omnipresente en todo el Valle de Aburrá, es indispensable ahora tener creatividad, estética y originalidad al crear productos, servicios y cualquier tipo de inventiva iniciativa, antes era un valor más impropio hacia lo que ya estaba propuesto y estandarizado. Aún así eso no quiere decir que todos éstos entes y colectivos tengan siempre su constante espacio o atención, solo gracias a la pura incongruencia de nuestras directivas y autoridades, que siguen montadas en un legado anónimo se podría decir que desde hace siglos, generando así un movimiento corrupto y manipulado por los conflictos de interés. No hay espacios para eventos en el Valle de Aburrá. Y solo cierran las calles para ellos mismos.

– Por último, agraciadamente cada gota de trabajo se verá recompensado de una u otra forma en el futuro, sin importar qué, desde que se siga innovando y generando el carácter y la identidad social.

 

 

También añadimos la opinión de Javier Rodriguez, también Jurado de las Clasificatorias de Altavoz ELECTRÓNICA 2010:
Javier Rodríguez
Director de Cámara FM*

Vi mucha variedad y una calidad muy pareja. Sin embargo, en elementos como el desempeño en escena falta mucho y hay mucho trabajo qué hacer. Hay gente muy tímida que de pronto no tiene esa vocación artística de mostrarse y de crear un espectáculo, no entienden que lo que están haciendo es una forma de entretenimiento. Por ello deben alcanzar una cierta integralidad conceptual y artística, no pueden ser solamente extraordinarios músicos sino que también hay que tener actitud. Lo que pude ver es que son músicos preparados, que saben lo que están haciendo; yo creo que, tranquilamente, se pueden presentar en cualquier parte del mundo sin ningún tipo de complejo. Estuve un tiempo desligado completamente de la escena local hasta que hace aproximadamente 4 años me pidieron que fuera jurado de Altavoz. Casi me arrepiento porque un día llegué a la portería de mi casa y había tres cajas como con 500 discos. Me oí todo eso y comprendí que lo que había aquí y lo que se estaba gestando era un movimiento de unas dimensiones que yo no tenía ni idea. Una gente con una calidad que tranquilamente puede ser comparada con grandes bandas de la escena mundial. Lo que falta es producción, gente detrás de las consolas y dirigiendo las carreras de música; gente guiando por caminos correctos a estos músicos para que puedan insertarse en la escena mundial. Creo que estos grupos que vimos en el primer clasificatorio deben foguearse más, tienen que empaparse más de lo que está haciendo la gente de afuera y perderle el miedo a la escena. También hay que ser un poquito humildes para entender los errores y las carencias, fundamentalmente lo que nos falta es escuela, pero creo que lo que hemos visto hoy, al menos en el segmento electrónico, nos dice que el futuro está garantizado.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Google+
Share on LinkedIn
Pin to Pinterest
Share on StumbleUpon
+
No more articles